💬 0

La eficiencia forense es un compromiso con el país

La patóloga María Conte, designada comisionada del Negociado de Ciencias Forenses, le ha puesto fechas al cumplimiento de sus primeros objetivos: un mes para estabilizar las operaciones de la entidad y tres días máximo para entregar los cuerpos a los familiares. Son señales esperanzadoras para la sociedad a la que la vital agencia sirve.

La ejecución de esta y otras metas serán pasos indispensables para adelantar las pesquisas criminales sobre delitos violentos que corren el riesgo de sumarse a la estadística de impunidad. También deberá impregnar sensibilidad a un sistema mortuorio que suma dolor a cientos de familias cuyo duelo se prolonga por deficiencias sistémicas.

La tarea no es nueva para la funcionaria, aunque sí la magnitud y complejidad. Sectores salubristas han dado la bienvenida al nombramiento, confiados, precisamente, en que cuenta con la preparación y experiencia para dirigir la institución con eficiencia.

Conte ocupó un puesto de carrera como patóloga forense y dirigió el entonces Instituto de Ciencias Forenses entre 2009-2012. Durante ese periodo se mantuvo activa como patóloga a cargo de autopsias. Tras dirigir el ICF fue designada como miembro del Comité de Asuntos Legales de la Asociación Nacional de Médicos Forenses. En mayo de 2017 fue designada miembro de la Junta de Directores del ICF.

Meses antes, había advertido sobre los riesgos potenciales de la integración del Instituto a la sombrilla del Departamento de Seguridad, lo que no obstante se concretó. Entonces advirtió que la acreditación de la entidad podría afectar la independencia del organismo. La ley que creó el Departamento excluyó al ahora Negociado de la interconexión de los sistemas de información como forma de garantizar la independencia y confidencialidad de los trabajos.

Al reaccionar al nombramiento, ayer, el sindicato que agrupa a trabajadores del Negociado ha advertido que la dependencia es distinta a la institución que Conte dirigió. Destacó, por ejemplo, que el Negociado tiene hoy apenas la mitad de los empleados que tuvo el Instituto anteriormente, sin contar las limitaciones presupuestarias dispuestas por la Junta de Supervisión Fiscal, como parte del proceso para equilibrar las finanzas públicas y reestructurar la deuda del país.

Mientras tanto, Conte se ha mostrado consciente de los desafíos que tiene ante sí. Ha reconocido que el Negociado mantiene un atraso de más de un centenar de autopsias. Tal cúmulo es inadmisible.

Prometió, entre otras acciones, encaminar la reacreditación de la institución y mencionó una serie de iniciativas que podría adoptar, como reactivar el programa de residencias médicas en la entidad forense para atraer recursos humanos especializados. Asimismo, se expresó optimista de que, con datos a mano que sostengan la necesidad de invertir en recursos especializados, podrán convencer a la Junta supervisora de asignar más fondos a la entidad, que es crucial para el esclarecimiento de crímenes.

Asimismo, Conte ha reconocido que muchos de los problemas en Ciencias Forenses no son nuevos, aunque la emergencia de 2017 tras el huracán María los complicó.

Hemos insistido en que los problemas del Negociado, entre los cuales el continuo retraso de la entrega de cadáveres es una consecuencia inhumana por demás, se derivan en buena parte de la falta de entendimiento gubernamental acerca de la importancia de la institución. Es un componente científico de gran envergadura, tanto del sistema de justicia criminal, como de la salud pública.

El país espera que la experiencia, preparación y sensibilidad de la patóloga Conte confirme su sentido de eficiencia y su compromiso con el servicio público, ante los agudizados retos del Negociado. Procede concederle el espacio para cumplir el compromiso trascendental que ha vuelto a contraer con Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios