💬 0

La institucionalidad bajo prueba con juicio a Trump

El juicio político contra el presidente de Estados Unidos ha entrado en una fase crítica en el Senado estadounidense, en momentos en que crecen las inquietudes en torno a la transparencia e imparcialidad de un proceso llamado a salvaguardar la credibilidad de las instituciones democráticas.

Sobre cualquier otra consideración, a los senadores les corresponde honrar el juramento de proteger, de toda amenaza externa o interna, los principios de la Constitución que dan base a un sistema de gobierno que divide el poder en tres ramas.

El Senado federal se apresta a decidir hoy viernes si admitirá testimonios claves. La votación ocurre luego de que trasciende que el exconsejero de Seguridad Nacional John Bolton podría confirmar las acusaciones de la Cámara de Representantes, en el sentido de que el presidente abusó de su poder, al intentar restringir ayuda económica a Ucrania autorizada por el Congreso, por razones electorales. Bolton está en proceso de publicar un libro en el que daría a conocer detalles de cómo el presidente habría intentado condicionar la liberación de fondos a Ucrania a que este país anunciara una pesquisa en torno a quien Trump consideraba su principal oponente político, el exvicepresidente Joe Biden, y sobre el hijo de este.

El exasesor se ha expresado dispuesto a testificar lo que sabe bajo juramento ante el Senado. La mayoría republicana intenta impedirlo. Tampoco ha estado dispuesta a solicitar que la Casa Blanca permita a las dependencias del Ejecutivo entregar al Congreso documentos requeridos por la Cámara. La alineación en el hermetismo pone sombras sobre un proceso fundamental.

Las señales que envía el Senado federal podrían menoscabar el juicio al presidente y restarle credibilidad a la rama legislativa. Los senadores tienen que sobreponerse a la amenaza cada vez más persistente de ceder al partidismo que divide la nación y que mina la transparencia y confianza institucional que deben prevalecer en el juicio político, en aras de la credibilidad de las instituciones democráticas.

No obstante, desde las mismas bases de las reglas del proceso establecidas la semana pasada, el Senado rompió la tradición de consenso al aprobar, en votación partidista, las disposiciones restrictivas de la mayoría. En los únicos dos enjuiciamientos presidenciales previos, las delegaciones de los partidos en la Cámara alta se habían puesto de acuerdo en las normas que regirían el proceso. La preservación de la confianza en la institucionalidad ha sido el faro para esas decisiones previas.

Al definir sus normas, la mayoría en el cuerpo legislativo se reservó dilucidar sobre la admisión de testigos hasta después de que las partes presentaran sus argumentos. El bando republicano apuesta a que logrará impedir que el juicio profundice en la prueba disponible. Con cuatro congresistas republicanos que voten a favor de escuchar el testimonio, los ciudadanos tendrían la oportunidad de escuchar a testigosclaves antes de juzgar si las actuaciones del presidente ameritan o no su remoción del cargo. De no hacerlo, el proceso concluiría sin que los ciudadanos tengan el beneficio de llegar al fondo de los hechos.

Desde el comienzo del proceso en noviembre, declaraciones del propio líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, habían generado suspicacias incluso entre los republicanos. El legislador ha expresado anteriormente su sintonía con la defensa del presidente, pese a que la Constitución impone al Senado el deber de ejercer como jurado imparcial en estos procesos.

Instancias como estas dramatizan la polarización que permea en un proceso que debe preservar, al margen del veredicto sobre la conducta atribuida a Trump, la solidez de la institución presidencial. De las decisiones que se tomen dependerá también la integridad institucional de la rama legislativa como poder independiente capaz de asegurar procesos cristalinos, como impone la Constitución. El momento llama a la razón y la justicia, basados en documentos y testimonios que los ciudadanos tienen el derecho de conocer, en aras de la democracia.

💬Ver 0 comentarios