💬 0

La legislatura tiene que ser modelo de transparencia

La Asamblea Legislativa se apresura a aprobar en estos días, sin que medie un análisis ponderado, participativo y transparente, tres legislaciones que tratan sobre asuntos esenciales para la vida social, la gobernanza y los derechos constitucionales en Puerto Rico. El liderato legislativo tiene que abstenerse de perpetrar semejante desfiguración de la democracia.

La mayoría novoprogresista se propone llevar a votación nuevas versiones de los códigos Civil, Electoral y Municipal, de cara al cierre de la sesión legislativa, por descargue y en ausencia de audiencias públicas con participación amplia.

Ese actuar de cuartos oscuros, precisamente a un año de los comicios generales, pervierte el deber legislativo de formular toda ley en observación del carácter inviolable de la dignidad humana, de procurar el bienestar igualitario de los integrantes de nuestra sociedad, y de priorizar el interés del país sobre cualquier ganancia personal, sectorial o partidista.

Preocupa grandemente la pretensión legislativa de enmendar a toda prisa el Código Civil, cuya serie de libros constituye el documento rector de las relaciones privadas en nuestra sociedad. Reconocemos, de forma reiterada, la necesidad de revisar ese complicado conjunto de normas que organizan los distintos aspectos de la vida puertorriqueña, para atemperarlo a los desarrollos sociales en Puerto Rico.

Sin embargo, es obligación de la rama legislativa procurar que el nuevo Código Civil nazca del análisis sosegado, profundo y amplio, sin violentar la separación entre Iglesia y Estado ni los derechos civiles protegidos por mandato constitucional.

Mientras, el propuesto Código Electoral ha sido denunciado como un atentado mayor contra las garantías electorales y la confianza que los constituyentes deben tener en un sistema custodio de la democracia.

Repudiamos el empeño senatorial de forzar la aprobación de un proyecto catalogado de antidemocrático que alteraría de forma arbitraria el ejercicio del voto y toda la estructura electoral.

Esta medida propone cambios significativos cuestionables para flexibilizar las protecciones a la pureza del sufragio. Expertos advierten que la misma tiene visos de inconstitucional y que expondría al sistema electoral a situaciones fraudulentas. No obstante, el Senado pretende aprobarla por descargue sin considerar las objeciones.

Por otro lado, la falta de estudio riguroso y de consenso en torno a la propuesta para enmendar el Código Municipal, denota que no es prudente someterla a votación en este momento.

Enmiendas propuestas para el Código Civil, así como a los estatutos electoral y municipal, suponen repercusiones en decenas de leyes. Por ello, cualquier enmienda debe ser producto de un proceso de discusión racional que no sume confusión en la interpretación ni deficiencias de implantación. Lejos de favorecer perspectivas particulares, toda ley tiene que abonar al balance de protecciones y oportunidades legales para todos.

En esta coyuntura, los presidentes de la Cámara de Representantes y del Senado, Carlos “Johnny” Mendez y Thomas Rivera Schatz, respectivamente, están emplazados a no ignorar los reclamos de respeto pleno a la gobernanza y democracia.

Actuar de otra forma consolidaría la trágica distorsión de la misión legislativa, cuya imagen está gravemente lacerada ante la reciente recurrencia de corrupción. El exdirector ejecutivo de la oficina senatorial de Asuntos Gubernamentales del Senado aceptó su culpa por un esquema fraudulento que incluyó el desembolso de fondos por labores no realizadas. Dos contratistas del Senado se declararon culpables ante el Tribunal Federal por conspiración para cometer fraude electrónico y otros delitos. Las autoridades federales arrestaron por segunda vez al senador Abel Nazario, acusado de cargos vinculados a su gestión como alcalde y candidato al Senado. Están en entredicho contrataciones a empresas relacionadas con el superintendente del Capitolio, José Jerón Muñiz.

Nuestro pueblo ha expresado, con fuerza indiscutible, su rechazo total a la política de cuartos oscuros y que comete injusticias contra los vulnerables, en craso abuso de poder. El pueblo reclama un país inclusivo, respetuoso de la diversidad, y combatiente de la corrupción. Es hora de que la Asamblea Legislativa sea modelo de transparencia y pulcritud.

💬Ver 0 comentarios