💬 0

La reactivación económica depende del éxito salubrista

La rápida reactivación de la producción de bienes y servicios, que ahora está bajo cierre parcial por decreto ejecutivo a raíz de la emergencia causada por la pandemia de la nueva cepa de coronavirus, depende de la efectividad de la gestión salubrista para definir el alcance del contagio en Puerto Rico y, desde luego, frenarlo.

La celeridad con las pruebas y la transparencia en la divulgación diaria de los resultados permitirán adaptar la política pública a las necesidades salubristas de nuestro país. Además, facilitarán que el sector económico haga proyecciones sobre el impacto que tendrá el cese de las actividades, y planifique sus estrategias en función del escenario real.

Es preciso saber si las acciones implantadas hasta ahora por el gobierno son suficientes, e identificar a la brevedad la necesidad de ajustes. Los datos sobre el impacto del virus en Puerto Rico servirán también para apoyar los esfuerzos para lograr que los ciudadanos cumplan con su responsabilidad de protegerse y cuidar a otros permaneciendo en sus hogares.

Las próximas dos semanas son críticas. Puerto Rico debe aplanar la curva de contagios por el COVID-19 para salvar vidas y retomar los esfuerzos dirigidos a rescatar la economía del abismo en que está sumida hace más de una década, en una crisis agravada por huracanes y terremotos.

Las decisiones tomadas por la gobernadora Wanda Vázquez al ordenar el toque de queda y el cierre parcial de operaciones en la isla pudieran afectar la economía en el plazo cercano. Pero, si resultan efectivas, su peso económico y social será menor de lo que conllevaría la prolongación de la pandemia.

Por lo pronto, industrias críticas para la isla, como el turismo y el sector de comercio al detal y mayorista, podrían tener un impacto económico y fiscal comparable al causado por los eventos naturales de los últimos tres años. Desde la entrada en vigor de la orden ejecutiva, ciertos comercios e industrias han tenido que ajustar sus operaciones, lo que provoca un efecto en cascada en el comercio al detal y la inversión.

Economistas consideran que, incluso en Estados Unidos, será necesaria una política fiscal agresiva que inyecte dinero público a la economía, como consecuencia del impacto del coronavirus. Ello podría incluir programas para ayudar al sistema hospitalario, reducir impuestos y amortiguar la pérdida de ingreso por el cese de empleos y producción.

Sin duda, el golpe económico causado por la pandemia trasciende nuestras costas. En Wall Street, los mercados continuaron cayendo el lunes, pese a la decisión drástica de la Reserva federal de bajar a casi cero las tasas de interés. La debacle en la bolsa de valores repercute también en la isla sobre los planes de pensión de muchos empleados puertorriqueños, por ejemplo.

Pero, de inmediato, la prioridad sigue siendo asegurarle salud a la gente. Las acciones para mitigar el impacto están en las manos de cada ciudadano, tantocomo en las autoridades de la salud.

Al cierre de esta edición, el gobierno ha anunciado cinco casos positivos al coronavirus en Puerto Rico. Otros cinco están en evaluación, mientras nueve resultaron negativos. No obstante, 227 personas han llamado a la línea de orientación para informar sobre posibles síntomas. Se sabe que personas han dado positivo al virus, aún sin síntomas. Sin diagnóstico, esas personas se convierten en peligrosas fuentes de contagio. Por eso es tan importante acatar las directrices del gobierno y mantener el aislamiento domiciliario, a la par con realizar las pruebas.

Hasta la fecha, las autoridades han realizado 25 intervenciones para hacer cumplir la orden y la gobernadora ha advertido que, si se hace caso omiso, podría imponer medidas más restrictivas.

Tras los golpes de los huracanes y terremotos, Puerto Rico hizo una demostración admirable de un inquebrantable compromiso social. Hoy nos enfrentamos a un nuevo evento de potencial devastador. Es hora de hacer todo lo que esté al alcance de cada uno para mantener lo más baja posible la curva de contagios, un indicador de que habremos comenzado a superar esta nueva crisis.

💬Ver 0 comentarios