💬 0

La vivienda reposeída en el esfuerzo de recuperación

Las gestiones de la banca, de la empresa privada y del gobierno para ponderar el uso de residencias reposeídas como opciones de techo para familias que perdieron sus viviendas a causa de los sismos, son un esfuerzo acertado.

Conocer cuán a corto plazo podrían estar disponibles ciertas estructuras que figuren en el inventario de residencias desocupadas representaría la oportunidad de retorno a la normalidad para familias que ahora viven en campamentos porque sus hogares colapsaron totalmente o se encuentran en condiciones inseguras.

Las autoridades públicas han dado un paso atinado al iniciar conversaciones con instituciones financieras para auscultar, entre otros asuntos, cuántas viviendas con valor comprendido en el renglón de interés social podrían resultar en alternativas para la reubicación de familias sin techo en el suroeste de la isla.

Como parte de esas gestiones, se contempla diseñar un programa de vales que permita a familias necesitadas acceder, a corto plazo, a una vivienda segura, en condiciones asequibles. En este esfuerzo tendría que mediar la cooperación del sector inversionista, así como la creación de las condiciones para facilitar la ocupación. Entre las cláusulas que pudieran considerarse está la subvención de seguros de las viviendas con fondos para atender la emergencia.

Otras alternativas de techo seguro ya conocidas son los vales para alquiler de residencias o apartamentos mediante el programa federal de la Sección 8.

Cifras oficiales preliminares muestran que hasta la semana pasada se habían registrado 800 casas impactadas por el terremoto en el suroeste. De esas, 641 colapsaron total o parcialmente. La necesidad mayor de residencias, debido a los sismos, se centra en seis pueblos cuya población total ronda los 247,268 habitantes en una región con una tasa de desempleo de entre 11 a 15%.

Es medular que en los esfuerzos para procurar alternativas residenciales para esa población participen de forma diligente e integrada equipos del Departamento de la Vivienda, la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras, la banca y el sector inversionista, así como las autoridades federales vinculadas a los fondos de mitigación por emergencias.

Como parte de los esfuerzos será crucial romper escollos burocráticos para poder atender las necesidades principales de los ciudadanos más vulnerables que carecen de techo y apoyo familiar, entre otras circunstancias que afectan su calidad de vida. Los alcaldes de los municipios menos afectados están también convocados a presentar alternativas de vivienda de bajo costo para atraer a sus jurisdicciones a damnificados dispuestos a mudarse.

Los esfuerzos de todos los sectores, además de asistir a los damnificados, pueden incentivar el mercado de propiedades reposeídas, y estimular que la gente permanezca en Puerto Rico.

Además, será pertinente examinar respuestas gubernamentales que se han puesto en vigor en otras jurisdicciones quehan sufrido situaciones de emergencia similares a las que vive la isla. Recién se ha mencionado repasar un modelo adoptado tras el paso del huracán Katrina en los Estados Unidos, donde viviendas desocupadas fueron transferidas a damnificados, mediante subvenciones del Programa federal de Desarrollo Comunitario para Atender Desastres (CDBG-DR, por sus siglas en inglés).

Aunque todas las consideraciones inmediatas revisten prioridad para los afectados por el terremoto, las nuevas alternativas que se identifiquen para responder con agilidad a las necesidades de techo seguro en la isla deben ser extensivas a los ciudadanos que perdieron sus hogares debido a los golpes ciclónicos de 2017 y que todavía viven en estructuras con toldos y otras condiciones inadecuadas.

Puerto Rico necesita atender con premura y de forma organizada las serias necesidades de vivienda segura, como parte de cambios cruciales para combatir la pobreza y fomentar mejores condiciones de desarrollo para nuestros niños y el resto de la población. La iniciativa tiene que responder a una política pública abarcadora y coherente centrada en la recuperación isleña.

💬Ver 0 comentarios