💬 0

Nueva etapa de retos para la Universidad

La Universidad de Puerto Rico (UPR), plataforma vital para el desarrollo del país, inicia hoy, lunes, un nuevo semestre académico en su principal recinto, después de un periodo turbulento de huelga y conflictos sin resolución definitiva, en víspera de que venza el término impuesto por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para que entregue su Plan Fiscal. revisado.

Sin presidente en propiedad y con serios cuestionamientos de la comunidad universitaria latentes, la UPR tiene la obligación de corregir las deficiencias de su Plan Fiscal detalladas por la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko.

La funcionaria solicitó que se reestructuren los costos de matrícula y que el Plan refleje un nuevo organigrama. También, que precise los ahorros que se proyectan en el programa de mejoras capitales y que muestre detalles sobre la reducción de personal y sobre los fondos federales que interesa.

En su solicitud por escrito, en la que informó a la Junta de la UPR que el organismo federal no certificará el Plan Fiscal de la institución tal y como fue presentado, Jaresko acentuó la necesidad de que la UPR renueve sus operaciones para eliminar redundancias e ineficiencias. Propuso, entre otras acciones, centralizar funciones administrativas y reorganizar las operaciones de los recintos.

Para que esos cambios sean reales y profundos, la UPR tiene que superar otros agravantes. Las deficiencias de la UPR tienen raíces en su falta de gobernanza. Provienen de las mismas estructuras mentales que han traído al país a la presente encrucijada: las del tribalismo acomodaticio.

Esta enorme piedra de tropiezo que le ha negado a Puerto Rico tantas oportunidades de progreso, asoma, por ejemplo, en el campus de Utuado, sometido a probatoria por la Middle States Commission on Higher Education junto a otros siete recintos. Allí, cuando debía entregar un informe al organismo sobre el cumplimiento con señalamientos para salir de la probatoria, trascendió el nombramiento de 16 empleados de confianza. Por lo menos cuatro de ellos le cuestan más a la Universidad porque no laboraban en la institución. Dos fueron contratados para dirigir departamentos sin evaluación de los comités de personal. A algunos se les atribuyen vínculos políticos.

En ese recinto hay más de 30 cursos cancelados este semestre. A los estudiantes del bachillerato de Agricultura Sustentable se les propuso cambiar de programa porque la falta de rigor en los informes al gobierno federal provocó que no cualifiquen para ayudas económicas. El rector interino José Heredia Rodríguez declinó responder preguntas de este diario y justificó por escrito las designaciones. Adujo que no están sujetas a revisión ni aprobación ulterior “precisamente por ser de confianza”. Dicha respuesta, tan manoseada por la partidocracia, muestra un claro desprecio a la realidad fiscal de la UPR y del país, a los principios de mérito que deben regir la sana administración de los bienes públicos y al propio proyecto educativo y de desarrollo que es la Universidad.

Mientras esos paradigmas nocivos se perpetúen, cualquier reforma se erigirá sobre pilares corroídos. Es así como la principal institución educativa del país acelera la amenaza creciente de quedar irrelevante y obsoleta.

El proceso para nombrar el presidente en propiedad puede empezar a girar la rueda en otra dirección si se abre a una participación amplia, real, de la comunidad universitaria. Si propicia el diálogo respetuoso y se hace con transparencia.

La UPR es una cantera de mentes brillantes que no puede seguir secuestrada por los oportunismos de cada cuatrienio. Como laboratorio del Puerto Rico futuro, le toca modelar sostenibilidad, compromiso y responsabilidad con el país. Para que pueda transformar, la UPR tiene, primero, que ser capaz de transformarse a sí misma. Es imperativo que su Plan Fiscal atienda las disposiciones de la JSF y que tenga visión clara del país que ayudará a formar. Y le es urgente un liderato con mente fresca, que transpire y modele los mejores esquemas de gobernanza y de sana administración para convertirla en la institución vanguardista que debe ser.

💬Ver 0 comentarios