💬 0

Oportuno esfuerzo para impulsar el turismo isleño

El turismo es una de las joyas más preciadas con las que Puerto Rico cuenta para su desarrollo. Las iniciativas de aumentar el número de habitaciones y los incentivos para atraer a los visitantes ofrecen aliento necesario a la isla ante la nueva ola de cancelaciones que generó la actividad sísmica.

El turismo genera unos 77,000 empleos y tiene aún mucho potencial para generar más alrededor de todo el país, si se aprovechan la gran riqueza natural, cultural y gastronómica isleña.

La cadena hotelera Marriott International, propietaria de 30 marcas de alto renombre a nivel global, prevé abrir en dos años cinco propiedades más. La empresa ya emplea a alrededor de 1,800 empleados en 12 hoteles, algunos bajo franquicias con dueños locales. El anuncio es señal de confianza en el desempeño de Puerto Rico como huésped de primera.

Al anuncio de la cadena se suma una nueva alianza entre la Asociación de Hoteles de Puerto Rico y Discover Puerto Rico (DMO) para ofrecer incentivos que atraigan y prolonguen la estadía de turistas en varias hospederías. El oportuno esfuerzo conjunto merece ampliarse para añadir hoteles, así como a los paradores que ofrezcan variedad a la oferta.

Informes de la prensa internacional, el año pasado, revelaron que el viajero actual muestra más conciencia y sensibilidad hacia sus destinos. Busca conocer la identidad local, conectar con la gente y su entorno. Tiende al ecoturismo, al agroturismo y hace voluntariado. Puerto Rico tiene mucho que ofrecer en todos los casos.

Según una encuesta de viajeros realizada por la Junta de Planificación hace alrededor de un año, la mayoría de las personas que visitó la isla en 2017 fueron mujeres estadounidenses. Para entonces se estimaba que gastaban, en promedio, más de $800 por visitante. Quienes alquilaron casas gastaron casi $3,000 y se quedaron en la isla hasta por 12 días. La mayoría viene de vacaciones, hace compras y come en restaurantes, visita bares o pubs, camina, va a la playa y hace actividades acuáticas. También disfrutan de la vida nocturna, conciertos y del ecoturismo.

La encuesta ofreció datos que permiten desarrollar estrategias que integren la planificación urbana, energética y laboral, entre otras áreas para desarrollar, eslabonar y aprovechar al máximo los recursos naturales y humanos por áreas geográficas.

Como parte de la recuperación que el país encara, hay oportunidad de integrar y fortalecer los eslabones de servicio para aprovechar los atractivos regionales que permitan desarrollar la economía a escala local. Con visión sostenible pueden diversificarse los ofrecimientos de hospederías y generar nuevas oportunidades en zonas generalmente relegadas del movimiento económico y, por lo tanto, empobrecidas.

Desarrollar el turismo depende, también, de que el país cuente con un sistema energético confiable, con vías y métodos de transporte seguros y una fuerza trabajadora entusiasta, ética y conocedora de su historia y cultura.

Desde el embate de los huracanes hace dos años, Puerto Rico ganó atención y solidaridad internacional al punto de atraer nuevos visitantes impulsados por el deseo de aportar a una economía en precario. No obstante, la actividad sísmica asociada al terremoto del 7 de enero y el impacto humano y material que ha tenido en el sur tuvieron el efecto de frenar en algún grado el auge turístico de la isla. Como entonces, el país tiene todas las condiciones para convertir la dura experiencia en una nueva oportunidad.

Las iniciativas que buscan expandir las oportunidades para los visitantes en Puerto Rico envían señales positivas que deben tener eco a todos los niveles.

Mantener a Puerto Rico en un alto sitial como destino turístico es una responsabilidad de país. Desde el gobierno, el sector privado, empleados de hoteles, restaurantes y comercios hasta cada ciudadano, todos son embajadores ante los cientos de miles de visitantes que escogen a la isla como destino para vacacionar o hacer negocios.

💬Ver 0 comentarios