💬 0

Portavoz de la paz y el amor

Con su partida física esta semana, Walter Mercado deja como legado un mensaje inolvidable de paz y amor. También deja valiosas lecciones del tesón necesario para cultivar los logros que cosechó a lo largo de su vida prolífica.

Cuando se le preguntaba sobre su exitosa carrera, Mercado afirmaba, con humildad y franqueza, que sus logros se forjaron a fuerza de trabajo, estudios, sacrificios y mucha preparación. Con ese ímpetu marcó de forma positiva a millones de personas que hoy lloran su partida sin olvidar sus consejos elocuentes.

Fue portavoz de armonía, promotor de dignidad y consejero de bienestar. Puerto Rico sería mejor si cada puertorriqueño propagara esos mensajes.

Nacido en Ponce el 9 de marzo de 1932, estudió pedagogía, sicología y farmacia, pero su fascinación por las artes lo llevó a formarse como bailarín, actor y cantante. Su capacidad histriónica y su pasión por la lectura marcaron su desarrollo sobresaliente. Pero fue su incursión como astrólogo lo que lo catapultó a una fama internacional que se extendió por décadas. Estudioso disciplinado de las religiones y culturas de nuestro mundo, se hizo experto en esoterismo con lo que, junto a su particular manejo discursivo, capturó la atención de distintas generaciones.

Su visión de la espiritualidad y sobre todo el acento en su mensaje sobre el poder transformador del amor, le ganaron admiración y seguidores principalmente en América Latina y Estados Unidos. También llegó a públicos de habla inglesa, portuguesa e italiana, idiomas a los que fueron traducidos algunos de sus libros sobre astrología y bienestar.

Hoy miles de personas, en Puerto Rico y el mundo, celebran su vida. Prevalezcan plasmados en la memoria de todos sus consejos de perseverancia ante la adversidad, fortaleza ante las debilidades humanas y su estímulo para la superación, en armonía y buena voluntad.


💬Ver 0 comentarios