💬 0

Preparación eficiente para enfrentar el coronavirus

Las advertencias emitidas esta semana por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) sobre el alto potencial de propagación de la nueva cepa de coronavirus (Covid-2019) tienen que mover a la acción a las autoridades sanitarias de Puerto Rico para asegurar medidas preventivas adecuadas.

Corresponde también a los sectores privados y a cada núcleo familiar poner en vigor iniciativas preventivas y de respuesta ante algún eventual caso sospechoso de contagio, a fin de fortalecer a toda la isla ante el nuevo riesgo sanitario mundial.

Los expertos de los CDC no descartan la “transmisión comunitaria” del Covid-2019. Recomiendan “prepararse para lo peor” ante la experiencia de países que ya manejan a grupos considerables de pacientes diagnosticados con el virus, y que han registrado muertes. En Estados Unidos se ha confirmado a 57 pacientes con la enfermedad y en Brasil se ha reportado el primer caso en América Latina.

En cuanto a la respuesta gubernamental, urge verificar las instalaciones hospitalarias disponibles para el manejo de pacientes con cuadros sospechosos de enfermedades transmisibles, así como el entrenamiento del personal y los equipos básicos necesarios para el manejo de casos.

El momento también impone la revisión minuciosa de los protocolos médicos de intervención ante posibles casos sospechosos del Covid-2019. La tarea conlleva una respuesta sin dilación en las instalaciones del Estado, así como de los consultorios y hospitales privados. Es importante, además, que ambos sectores aseguren que sus redes de comunicación e interacción operan de forma adecuada. Se ha probado que en emergencias salubristas el flujo de información médica facilita un mejor manejo de los casos.

Ante un reto sanitario como el que enfrentan ciertas ciudades de Asia y Europa, es conveniente que en Puerto Rico se observe día a día la experiencia de respuestas, para asumir las que han resultado más efectivas. Una propagación descontrolada del Covid-2019 u otra enfermedad altamente contagiosa pudiera afectar las dinámicas laboral, escolar y comercial en las comunidades, además de amenazar la vida. Los CDC han sugerido que los gobiernos ensayen planes prácticos para atender estas situaciones.

En tal sentido, a nivel de respuestas de salud pública se ha sugerido el apoyo de la telemedicina. En Puerto Rico es necesario examinar hasta qué punto contamos con la infraestructura tecnológica que nos permita prevenir contagios y responder a emergencias mediante instrumentos digitales.

Los CDC aludieron también a la importancia de poder sostener operaciones empresariales, gubernamentales y de otros tipos mediante teleconferencias. Otro asunto que debe considerarse es la puesta en vigor de horarios flexibles para ciertos trabajadores, entre otras medidas que faciliten a los individuos mantenerse en sus hogares o en espacios menos propensos a contagio.

Son preocupantes las circunstancias queel planeta experimenta con el Covid-2019: hasta el martes se reportaban 80,000 afectados a nivel mundial. Por lo tanto, es preciso prepararse con cautela, innovación y sensatez, sin ignorar la experiencia de brotes o epidemias severas, como la gripe aviar o el cólera, que en décadas recientes afectaron a ciertas regiones.

En Puerto Rico, dos segmentos poblacionales necesitan protección especial de brotes o epidemias. Se trata de los niños y los mayores de 60 años de edad. Parte de esas poblaciones no ha sido vacunada contra enfermedades como la influenza. Esos grupos podrían estar en alto riesgo, sobre todo si son propensos a desarrollar condiciones como asma, cáncer u otras que pueden comprometer más el sistema inmunológico. En ese sentido, los esfuerzos para promover inoculaciones masivas deben reforzarse.

La prevención atinada, con protocolos actualizados, ensayados y planes de interacción colaborativa estatal y privada, además de la colaboración ciudadana, constituyen el escudo más poderoso ante el reto que representa para el mundo entero la nueva cepa del coronavirus. Puerto Rico debe colocarse a la vanguardia en este nuevo desafío.

💬Ver 0 comentarios