💬 0

Roosevelt Roads tiene que ser eje de la región

Los nuevos planes para los terrenos de la antigua estación naval Roosevelt Roads, en Ceiba, deben enmarcarse en mecanismos de gobernanza participativa e integradores de la comunidad, que faciliten su continuidad para un desarrollo sostenible, fundamental para la región y el resto de Puerto Rico.

Es positivo que el gobierno mire la zona de Roosevelt Roads como un espacio para el desarrollo de iniciativas diversificadas que incluyan la inversión del sector privado. La serie de proyectos que finalmente se implementen será exitosa en la medida en que los antiguos terrenos navales sean el escenario de actividades que sirvan de eje para el desarrollo de toda la región.

Esas instalaciones fueron oficialmente cerradas como base de operación de la Armada estadounidense en marzo de 2004. Desde entonces, cada administración ha presentado sus propios planes, y descartado ideas previas, sin que al presente se haya adelantado con estabilidad una agenda comprensiva para la zona.

Durante esos años, las comunidades han reclamado con razones de sobra su derecho a participar de la planificación y la prosperidad que genere el desarrollo de la zona.

Dicha participación sería alternativa al ciclo vicioso que mantiene áreas críticas para el país en el estancamiento, la obsolescencia y el subdesarrollo. Por lo tanto, cualquier plan que aspire a que la región cuente con un desarrollo duradero, debe integrar a las comunidades, a organizaciones profesionales, a expertos en la planificación ordenada de ejes claves para el desarrollo balanceado, y al sector privado.

El gobernador Ricardo Rosselló anunció en días recientes que este año comenzará el desarrollo de seis proyectos para transformar la zona. Esta vez, se parte del concepto de “inquilino ancla”, que sustituye la contratación de un desarrollador maestro, ideado por el gobierno anterior. Dicha figura estaba encargada de identificar a interesados en desarrollar proyectos.

El nuevo concepto gira en torno a un proyecto principal, que atraiga, a su vez, actividad relacionada. El primero será un parque tecnológico que tendrá como primer inquilino un centro de llamadas. Otros dos proyectos son un parque industrial centrado en la actividad aeroespacial, similar al que existe en el noroeste de la isla; así como un distrito de salud y bienestar para adultos mayores locales y norteamericanos. Los demás proyectos propuestos son un centro de equinoterapia, un proyecto de energía generada con fuentes renovables y la puesta en marcha de la ruta marítima hacia las islas municipio. Además, Rosselló ha dicho que continuará planes previos como el desarrollo ecoturístico, un puerto para yates de lujo y el establecimiento de centros regionales de reciclaje.

El anuncio genera optimismo. Falta conocer cómo dichos proyectos armonizan entre sí, cómo se complementan con otros planes por regiones para el resto del país, así como su relevancia y pertinencia para la zona noreste. Y cómo planes como el atraer a la industria aeroespacial compite o impactaría el florecimiento de un ecosistema similar al otro lado de la isla. Es importante que las iniciativas no se afecten mutuamente.

Faltan detalles de cuánta participación han tenido y tendrán las comunidades vecinas, funcionarios, industrias y comercios de Ceiba y de la región. Y cuánto han incidido en la evaluación propuestas presentadas a lo largo de la pasada década por organizaciones profesionales, como el Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico o la Sociedad de Puertorriqueña de Planificación, entre otras entidades sin fines de lucro y del sector privado.

Tras la devastación que dejó el huracán María, que añade precariedad a las deficiencias fiscales y económicas que el país arrastra, es urgente encaminar acciones que revitalicen la economía. Lo que posibilitará una transformación real del país es que esas acciones partan de estilos de planificar y de tomar decisiones en los que la participación sea significativa.

Es pues, positivo, aprovechar el potencial de desarrollo de Roosevelt Roads, como parte del proyecto de construir un país fortalecido. Este y los demás modelos de desarrollo que se adopten en la isla deben estar anclados en una visión de equilibrio y sostenibilidad.

💬Ver 0 comentarios