💬 0

Solvencia y fiscalización para el sector de seguros

Con el ciclón María, Puerto Rico descubrió que su industria de seguros carecía de la solvencia y preparación para responder adecuada y rápidamente al elevado número de reclamaciones de clientes cuyas propiedades sufrieron daños de magnitud diversa.

La laxitud en la fiscalización y rendición de cuentas, asociadas a la confianza en el sector, tiene que ser atendida. Los pasos correctivos iniciales adoptados en la industria, a casi dos años de la catástrofe, incluyen ajustes determinados por las empresas, y otros en los que medió la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS).

Las situaciones más drásticas atendidas por el regulador incluyen la liquidación de una aseguradora, debido a insolvencia operacional. La OCS confirmó un menoscabo de $120 millones. Se ha encontrado, además, incumplimiento con la reglamentación sin que conste que se tomaron acciones remediativas para evitar el desenlace.

La regulación del sector tiene que ser persistente para garantizar el nivel de capital saludable y la capacidad real de respuesta ante reclamaciones. Demostrar solidez promueve la confianza, y la adecuada mitigación de daños entre quienes procuran proteger sus casas, negocios y otras propiedades.

En ese ejercicio, es fundamental que la OCS adopte una política de total transparencia, informando a tiempo sus decisiones a la ciudadanía y la industria. En Puerto Rico, esta debe responder, en caso de insolvencia, a través de la Asociación de Garantías de Seguros Misceláneos.

A raíz del ciclón, individuos, comerciantes y el gobierno sometieron a las aseguradoras 289,861 reclamaciones. De esas, 83,530 se cerraron sin que el asegurado recibiera pago alguno, según la OCS. Hasta abril pasado, estas empresas han pagado $866 millones por daños en propiedades residenciales. Hasta ese mes, el monto de reclamaciones desembolsadas a comercios se elevó a $3,301 millones. Quedarían poco más de $2,000 millones en pérdidas pendientes de pago.

A pesar de pérdidas sostenidas por dos años, hay señales de recuperación para las aseguradoras de propiedad y contingencia con alzas en el volumen de sus primas. En estas empresas se destaca al presente un mejor cálculo de los riesgos. Los ciudadanos se documentan más para asegurarse mejor, aprecian peritos.

El sector busca fortalecer sus operaciones mediante reorganización, nuevos accionistas y otros productos. Ciertas empresas han incursionado, por ejemplo, en los seguros de condominios, ampliando la competencia.

La estabilidad de la industria depende de la mejor protección a los asegurados, por lo que conviene que la OCS procure legislación en beneficio del consumidor. Mientras, es necesario que el regulador refuerce sus estructuras internas para que sea proactivo como supervisor.

Aunque los aseguradores pueden transferir sus riesgos a reaseguradores, ejercer esa discreción implica constatar que las aseguradoras posean modelos adecuados de riesgo para determinar el reaseguro necesario. Es importante que esa práctica no sea óbice para exigir niveles de reservas adecuadas y líquidas, y que se cumpla con las acciones remediativas en los plazos establecidos.

Igual proactividad debe adoptarse con otros componentes, como los agentes de seguros y productores, responsables de orientar e intermediar entre los consumidores y las aseguradoras, y de identificar los productos más adecuados para los riesgos que se interesa asegurar. Mientras, si bien pueden contribuir a la mayor recuperación para el asegurado, a los ajustadores independientes y públicos en ocasiones se les ha percibido como dificultad para la resolución definitiva de reclamaciones.

La educación ciudadana acerca del sector de seguros es más pertinente cuando legislación reciente ha abierto la puerta para que aseguradores de líneas excedentes ofrezcan servicios aquí. Aunque llenarían un vacío de cobertura, el regulador en Puerto Rico no tiene poder para supervisar estas entidades. En caso de incumplimiento, los consumidores locales no tendrían el apoyo de una Asociación de Garantías.

Como lección de María, es pertinente que la OCS complete una amplia radiografía financiera del sector para reducir las áreas de incertidumbre y atender las necesidades de un país en reconstrucción. Será clave que las aseguradoras respondan adecuadamente ante nuevos eventos, y que brinden otras opciones de protección en un mercado en transformación.

💬Ver 0 comentarios