💬 0

Un Código Civil libre de la prisa y del oportunismo

El Código Civil de Puerto Rico debe reflejar en toda su amplitud los avances de nuestra sociedad. De igual forma, debe brindar respuestas a los retos de la convivencia humana, basadas en la reflexión profunda que represente, en justo balance, los mejores intereses de los ciudadanos.

El proceso legislativo de revisión del documento rector de las relaciones en nuestra sociedad, de ninguna manera debe ser sometido a la prisa o a oportunismos políticos. Al contrario, dicho proceso debe recoger en vistas públicas abiertas el análisis sosegado de expertos y representantes de los diversos sectores de la sociedad, en apego al estado legal y jurisprudencial que protege los derechos civiles.

El Código Civil incide en todos los aspectos de la vida de las personas, incluidos los derechos relativos a la intimidad, las relaciones familiares, los bienes, las obligaciones y contratos.

La legislatura ha anunciado que se apresta a aprobar la semana que viene la versión final de un proyecto de ley sobre el Código Civil que ha sido manejado prácticamente a puertas cerradas, con participación limitada a ciertos grupos de interés.

Por lo pronto, la gobernadora Wanda Vázquez ha expresado que no firmará la medida si la legislatura revierte derechos reconocidos a nivel estatal y federal. Haría lo correcto. El documento que rige las relaciones en nuestra sociedad no debe retroceder en los logros alcanzados para hacer justicia a diversos sectores de la población. Por el contrario, el Código Civil debería propiciar un trato equitativo a todos los miembros de la sociedad, incluidos aquellos que todavía, en la tercera década del siglo 21, sufren marginación económica y social.

En particular, los derechos relacionados a la intimidad deberían reflejar en el Código Civil el estado de jurisprudencia local y federal que respeta los principios de la dignidad humana en un marco de justicia y equidad.

Crímenes como el que recientemente cobró la vida de una persona transgénero, tras haber sido acechada y blanco de ataques prejuiciados, obligan a la Asamblea Legislativa a trabajar para la erradicación de los prejuicios y las injusticias que pueden ser hasta letales. Ese crimen demuestra que queda mucho por avanzar en el respeto a la dignidad y los derechos humanos, sobre todo los derechos inalienables a la vida y la paz.

Entre las inquietudes presentadas en torno a la propuesta de un nuevo Código Civil, sectores señalan posibles conflictos entre algunas disposiciones del proyecto de ley y la jurisprudencia federal. Estas incongruencias deben resolverse en un proceso deliberativo amplio que respete el marco estatutario y jurisprudencial vigente.

Sin duda, el Código Civil debe ser atemperado a la evolución social, en aras de producir una sociedad más justa. El Código vigente en Puerto Rico tiene casi un siglo de implantado, sin que los cambios trascendentales ocurridos en ese periodo hayan sido considerados de forma comprensiva, más allá de algunas enmiendas esporádicas, por lo general desconectadas entre sí.

Durante los pasados cien años, la ciencia y la tecnología han revolucionado las formas en que la gente vive, trabaja y se relaciona. Han obligado a replantearse supuestos que se consideraban verdades absolutas, incluso algunas sobre la condición misma del ser humano, sus derechos y libertades. Han cambiado las formas de hacer negocio y de vincularse con el mundo.

Lo que no debe cambiar en un documento tan vital es su espíritu de reflejar los más nobles valores éticos como el respeto, la libertad y la justicia.

Tras meses de hermetismo legislativo, sectores amplios de la sociedad siguen expresando preocupación sobre el contenido y las formas en que se han llevado a cabo las revisiones que la Asamblea Legislativa se dispone a aprobar. La trascendencia de un documento tan fundamental como el Código Civil exige que las dinámicas para transformarlo sean abiertas, participativas y transparentes.

El Código Civil nos afecta a todos, por lo que es imperativo que promueva el mejor bienestar para todos.

💬Ver 0 comentarios