💬 0

Un recomenzar para los puertorriqueños

En un mar de monoestrelladas, el rostro multigeneracional del pueblo de Puerto Rico envió ayer a sus líderes y al mundo, un espectacular mensaje de que la fuerza de la democracia radica en la participación activa de sus ciudadanos.

Por segunda vez en seis días, en una mañana de calor agobiante que a mediodía fuertes aguaceros apaciguaron, miles de personas de todas las edades marcharon en San Juan, en paz y sin partidos, para declarar que persistirán en reclamarle al gobernador Ricardo Rosselló su renuncia. Con camisetas, pancartas y consignas expresaron el abanico de emociones que, contenidas por años, entraron en ebullición en las últimas semanas.

Con la fuerza de la unidad, la multitud ciudadana fluyó por la más importante arteria metropolitana para conjurar su dolor, liberar su indignación y afirmar que algo en su fibra más profunda cambió para siempre. Saben que forman un movimiento amplio y transformador que no se limitará a las urnas. Confían en que su ruego de corazón alcance la sensibilidad del mandatario. Abogan por una transición ordenada que permita al pueblo sanar. Y proponen que se evite un proceso de residenciamiento costoso de muchas maneras y doloroso, incluso para el gobernante y su familia.

La marcha careció de líderes. El liderazgo habitaba en las miles de almas que se lanzaron a la calle, unidas de manera natural. Tuvieron como portavoces a artistas, deportistas y otras personalidades de distintas ideologías y generaciones. Como hacen en otros confines, exaltaron la dignidad del país. En acciones que raramente les caracteriza, estas celebridades pospusieron giras y proyectos para enviar desde la tarima un mensaje alto y claro a los políticos: los puertorriqueños reclaman un gobierno limpio.

Pancartas consignaban que la corrupción le hace daño a la gente. “Por la educación de mi hijo y la salud de mi madre”, aludía un rótulo al impacto directo que tiene el robo de fondos sobre los vulnerables. Con gran disciplina, la masa humana guardó también un minuto de silencio por las casi 3,000 vidas perdidas en la emergencia que dejó el paso del huracán María.

Entrada la segunda semana de manifestaciones masivas, la gran concentración se muestra como raíz de un nuevo movimiento de pueblo que debe tomar forma para servir al desarrollo y fortalecimiento de las instituciones. Más allá del propósito inmediato de que Rosselló dimita, puede posibilitar estructuras de gobierno a prueba de corrupción. Ello requiere hacerse inmune a sectores que pretendan aprovecharse para adelantar agendas particulares.

Rosselló ha insistido en distanciarse del llamado y proyectar normalidad, mientras funciones críticas del gobierno quedan sin jefatura. La Secretaría de Estado sigue vacante y en menos de 24 horas los dos funcionarios a cargo de las agencias fiscales y económicas más importantes para la recuperación renunciaron. El principal oficial de inversiones, Gerardo Portela, adujo que los acontecimientosy las actitudes reflejadas en comentarios de oficiales de la administración no van a tono con sus valores y principios. A días de su nombramiento interino, el director de la Agencia de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal, José Santiago, reveló que dejaría el cargo al indicar que la controversia actual nos aleja, hoy más que nunca, de crear un mejor Puerto Rico. También el presidente de la Junta de Directores del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Eduardo Arosemena, puso el cargo a disposición del gobernador, al expresar su sintonía con el clamor del pueblo y pedirle la renuncia.

La reciente cadena de eventos añade motivos para que el gobernador reconsidere su decisión. La gran concentración afirma que la democracia es un sistema dinámico en el que el pueblo no pierde su poder sobre los funcionarios que elige. El pacto de confianza entre el pueblo y el gobernante se ha roto. Los puertorriqueños claman por dignidad y respeto. Persistirán en el pedido de que renuncie por el bien de Puerto Rico.

Ayer la gente expresó un hastío que sepultó la vieja política. Hoy amanece un pueblo que escribió en esta página de la historia un rotundo nunca más.

💬Ver 0 comentarios