💬 0

Urge afinar respuesta de hospitales ante sismos

La experiencia sísmica reciente hace imperioso revisar la seguridad de las instalaciones hospitalarias de Puerto Rico para actualizar planes que permitan responder correctamente en caso de un movimiento telúrico de magnitud mayor a la registrada el 7 de enero de 2020.

Los hospitales públicos, incluyendo instalaciones del Centro Médico especializadas en trauma, deben completar a corto plazo inspecciones minuciosas de expertos que documenten en detalle sus condiciones estructurales. Igualmente, será importante que se atiendan recomendaciones de ingenieros sobre la viabilidad de reforzar las edificaciones o planificar construcción nueva, más resistente en caso de terremoto.

Un grupo de galenos expresó recientemente inquietudes por las proyecciones de alto riesgo documentadas en un estudio realizado por la Universidad de Puerto Rico en 2015, tras evaluar instalaciones como el Hospital de Trauma y otras edificaciones del Centro Médico, en Río Piedras. Las preocupaciones de los profesionales de la salud deben ser atendidas por las autoridades como parte de gestiones para limitar nuestras vulnerabilidades en caso de fenómenos naturales.

Algunos médicos plantean que el tema debe incorporarse en los asuntos prioritarios de la agenda de reconstrucción contemplada desde los golpes ciclónicos de 2017, porque la mayoría de los hospitales en la isla fueron edificados en el siglo pasado y muchos no responden a códigos de construcción que incorporan aisladores de base que evitan el desplazamiento vertical en caso de sismos fuertes, entre otras medidas.

Ha sido acertada la gestión de un grupo de expertos que produjo un documento base para desarrollar un plan abarcador de manejo de trauma en caso de una emergencia sísmica severa. Es necesario que el documento sea considerado por el gobierno para determinar si es posible ampliarlo y validarlo con el fin de procurar la máxima seguridad de la población.

El evento del 7 de enero dejó el saldo de una persona muerta, así como la destrucción de 126 casas y daño mayor a otras 598 residencias, principalmente en el suroeste, según datos preliminares del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD). Afortunadamente no hubo ciudadanos heridos, ni lesionados graves.

La experiencia de otras jurisdicciones, sin embargo, dicta la necesidad de poner en vigor aquí protocolos de seguridad y respuesta médica a tenor con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en caso de terremotos. Las estipulaciones de la entidad internacional deben estar incorporadas en los planes estatales en revisión por el Estado. El sector privado, que opera en la isla numerosos hospitales y consultorios, debe contribuir en esta gestión. La OMS recomienda establecer cuáles instalaciones hospitalarias de cada país tienen prioridad, para realizar estudios de vulnerabilidad y adoptar medidas de reducción de impacto a desastres. Además, sugiere medidas de mitigación o intervención no estructural contra desastres en todos los planes de mantenimiento, inspección, reestructuración y mejoramiento de los hospitales existentes.

En la isla, doctores han propuesto encaminar entrenamiento adicional para enfermeros y otros profesionales de la salud con el fin de que puedan brindar mejor apoyo a los limitados médicos de trauma disponibles. Esos especialistas serán clave en el manejo de pacientes, de ocurrir una gran emergencia sísmica, cuando la respuesta antes de 24 horas es determinante para la estabilidad de lesionados con fracturas múltiples, comunes en ese tipo de emergencia.

Grupos de galenos, en coordinación con la Guardia Nacional y el NMEAD, recién han revisado planes de contingencia que incluyen solicitud de apoyo médico a otros países y el montaje de hospitales bajo carpa con ortopedas y cirujanos, entre otros recursos.

Las citadas iniciativas son necesarias, pero deben ser parte de un plan integral para reforzar las instalaciones hospitalarias y actualizar de forma abarcadora los planes de respuesta para evitar la improvisación en caso de una emergencia significativa propiciada por fenómenos naturales extremos, sísmicos o ciclónicos.

💬Ver 0 comentarios