💬 0

Urge frenar la violencia de parejas menores de edad

La muerte de una menor de 13 años, tras presuntamente ser quemada por un adulto de 19 años con el que habría sostenido una relación de pareja, refleja la urgencia de emprender iniciativas abarcadoras para prevenir y combatir la violencia que victimiza también a menores de edad.

Expertos en el tema de la violencia de género establecen que la educación es el recurso principal para desalentar conductas lesivas, que en demasiadas ocasiones resultan letales. Por ello, conviene revisar la política pública y las iniciativas del gobierno y las instituciones del sector privado para atender este serio problema social que prolifera entre menores.

Los primeros acercamientos para desalentar este tipo de violencia, sin embargo, deben comenzar en el hogar. Es crucial que los progenitores o tutores conozcan sobre las relaciones que sus hijos adolescentes establecen, para promover que se desarrollen con respeto. La relación armoniosa de las parejas adultas en el escenario familiar será el primer modelo adecuado para los menores.

Según peritos, es beneficioso que los adultos orienten a los menores para que desde temprano reconozcan que una relación de pareja no puede centrarse en un asunto de control y poder, sino en una dinámica de diálogo y consentimiento mutuo. Deben advertir que no son saludables las relaciones en las que se pretenda aislar a una persona o se procure forzar a intimar mediante amenazas u otras prácticas de coerción.

En relaciones juveniles se producen modalidades apoyadas en la tecnología, como el “sexting”, que los peritos consideran mecanismos de presión, sobre todo entre menores vulnerables que sufren inseguridad y baja auto estima.

El problema de la violencia entre parejas menores de edad es un asunto de salud pública, por lo que es preciso afinar los programas de prevención. En el ámbito de la seguridad pública, las querellas de violencia entre parejas adolescentes y aquellas que involucran a jóvenes adultos tienen que ser atendidas con celeridad.

No se pueden minimizar o desatender las querellas catalogándolas de asuntos entre jovencitos. Los agentes, trabajadores sociales y otros recursos especializados en el tema tienen que estar debidamente entrenados para recibir y solucionar las denuncias.

La Ley 54 para la prevención de la violencia doméstica atiende solo las relaciones adultas en matrimonios o relaciones consensuales, pero excluye la violencia entre menores o jóvenes vinculadas a los noviazgos u otras relaciones de pareja. En tal sentido, es conveniente legislar para garantizar protecciones específicas para este sector poblacional. A ello sigue aplicar la penalidad adecuada a quienes transgredan el ordenamiento legal.

En el Departamento de Educación, por otro lado, no existe un protocolo para el manejo de conflictos o violencia entre parejas, de acuerdo a conocedores del tema. La agencia ha desarrollado un documento para el manejo del acoso entre alumnos o “bullying”. Sin embargo, hace falta una guía específica para lidiar con el asunto particular de violencia entre parejas en el nivel escolar.

En Puerto Rico, la prevención especializada de la violencia en el noviazgo ha sido asumida por entidades y activistas, limitados en el alcance de sus talleres y orientaciones. Por ello, también es momento de proveer más apoyo a esas iniciativas para hacerlas más efectivas.

En términos de investigación, hace falta documentar adecuadamente este problema social. No existen estudios recientes sobre el tema en la isla. Una investigación de la Universidad de Puerto Rico en 2011 concluyó que el 87% de los menores de 14 a 18 años encuestados vivió algún tipo de violencia en sus noviazgos.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han establecido que uno de cada tres menores es víctima de violencia en sus primeras relaciones de pareja. Mientras, en instituciones de educación superior, estudios recientes reflejan que uno de cada seis universitarios admite que ha sido objeto de ese tipo de violencia.

Evitar la violencia entre parejas desde la adolescencia ayudará a forjar una nueva sociedad más justa, armoniosa y con mejor calidad de vida, que influirá en la renovación de nuestro país.

💬Ver 0 comentarios