Edgardo Rodríguez Juliá
💬

¡Saoco salsero!

Desde su libro Patricios y Plebeyos, Ángel Quintero Rivera ambiciona la semblanza histórica y sociológica de lo que él llama una “música nacional”. Si en aquel libro pretende trazar la genealogía de la danza ponceña a la percusión antillana, el bombardino asumiendo un decisivo papel que imita al tambor, desempeño casi percusivo, aquí la descripción es aún más arriesgada: Nos explica cómo el “swing” de Ismael Rivera, ese “pisar el coro” que el libro explica tan brillantemente, tiene sus orígenes en la bomba, nuestra música antigua, ancestral, la zapata de la música genial de Cortijo y su combo. En los súbitos desplazamientos rítmicos que ocurren entre el bailarín y el “subidor”, ese barril que lleva el repiqueteo más sincopado, se encuentra aquella capacidad de Ismael Rivera para lograr el guajeo, o vacilón, un rítmico vacilar respecto del compás y la métrica. Dicho por el propio Ismael Rivera: “Vacilo con la clave”. Así nos asegura Ismael que hace con la clave lo que le place, se adelanta o se atrasa, el asunto es nunca cantar cuadrado. Además de esta singularidad, Quintero Rivera nos explica el uso del “slide”, el llamado portamento en la música clásica, cuando Ismael Rivera desliza palabras en la frase, alargándolas o agolpándolas según el capricho rítmico. Estos son los misterios principales que nos intenta desvelar nuestro principal sociólogo y filósofo de la música tropical.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de septiembre de 2020

La rueda del progreso

Ahora, una vez viejo, me toca reconocer cómo una de esas coordenadas de su vaticinio se va borrando con el tiempo; esa rueda del progreso, o de la esperanza, o quizás solo de un destino bonancible, ¿a dónde se ha ido?, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de agosto de 2020

Iconoclastas

El puritanismo en la Historia es igual de peligroso que la Religión: tendríamos que expurgar buena parte de la literatura sureña y películas como ‘Gone with the Wind’, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de julio de 2020

Memorias de un misántropo

Algo bueno tenía que pasarle en su senectud. Es lo perfecto: el privilegio de la cercanía banal, husmear al otro de cerca sin que te soben la espalda compensa con creces el distanciamiento social, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de junio de 2020

Los marcianos llegaron ya

Esta pandemia ha traído, con el auxilio de las “redes sociales” y el internet, la otra consecuencia de cualquier peste, es decir, la rampante y consecuente irracionalidad. Las llamadas “teorías conspirativas” son el mejor ejemplo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá