Carlos Dalmau Ramírez

Punto de vista

Por Carlos Dalmau Ramírez
💬

COVID-19: el segundo acto

Uno propone y Dios dispone.  Así es la vida.   En palabras de Lennon, la vida es lo que pasa mientras  andas ocupado haciendo otros planes.  Y mientras andábamos ocupados con tantos planes, de pronto, llegó la nueva cepa de coronavirus (COVID-19) y lo cambió todo.  En estos días hemos vivido solo el primer acto de una tragedia que sufriremos por meses y cuyo desenlace es imposible de pronosticar. ¿Qué ha pasado hasta ahora?  ¿Qué debemos esperar del segundo acto?

El Departamento de Salud no ha estado a la altura del momento.  Su reacción inicial fue la peor posible ante una pandemia: restarle importancia.  Se cansaron de repetir, con soberbia y falta de rigor científico, que no había que preocuparse puesto que el coronavirus estaba lejos de Puerto Rico.  

El actor principal de esta macabra charada fue el entonces Secretario de Salud, Dr. Rafael Rodríguez.   Lo acompañó en este absurdo libreto, la epidemióloga del Estado, Dra. Carmen Deseada, quién dejó pasmados a los geógrafos cuando reclamó que Italia queda cerca de China. Y así, sin seriedad, ni rigor, despacharon el grave riesgo que el coronavirus representa para Puerto Rico. 

La gobernadora Vázquez, por fin comprendió la inmensidad del asunto y se dejó de rodeos.   Tomó el paso correcto de imponer un cierre en Puerto Rico, junto a otras medidas necesarias, para frenar el avance del virus.   Despidió al secretario Rodríguez por su contumaz incumplimiento del deber.  Y trajo a escena al Dr. Segundo Rodríguez, quien, con la ayuda de un grupo de profesionales de la salud, capaces y comprometidos, viene a timonear la respuesta del gobierno.  Así, luego de un comienzo atroz, me aventuro a decir que el primer acto termina con un hilo de esperanza. 

El segundo acto ha comenzado con el anuncio de un conjunto de medidas económicas que ha hecho la gobernadora.  Son ayudas necesarias para mitigar el golpe del cierre y llegan en un buen momento. Mientras lo aplaudimos, sin embargo, nos toca pedir cuentas sobre los problemas que persisten desde el comienzo: (1) pocas pruebas; (2) poco aislamiento eficaz; (3) carencia de equipo respiratorio para pacientes; y (4) un sistema de salud poco preparado para enfrentar la ola que viene.  No podemos descansar.  Sin respuestas claras a estos problemas no hay manera de contener y apagar el fuego. 

¿Qué nos espera ahora?  Sabemos que este segundo acto será más difícil y doloroso que el primero. No hay muchas opciones.  Nos toca apoyar los esfuerzos del gobierno y obedecer las reglas de aislamiento.  Mientras el gobierno hace lo suyo, necesitamos una prensa rigurosa, un sector privado responsable y una ciudadanía en pie de lucha.  

Porque, no nos engañemos, estamos en guerra contra un virus que no da tregua.  Su marcha es indiferente al esfuerzo o a las buenas intenciones.  Para vencerlo, hay que tener claridad de miras, rigor científico, tenacidad y manejo competente.  Para vencerlo, el gobierno tiene que estar a la altura del momento.   En realidad, para vencerlo, nos toca a todos estar a la altura del momento.


Otras columnas de Carlos Dalmau Ramírez

martes, 30 de junio de 2020

Las primarias en la caverna puertorriqueña

Para los que sí quieren votar en estas primarias, hay un camino. Les toca confrontar a sus candidatos críticamente y mirarlos, a plena luz del sol, dice Carlos Dalmau

domingo, 21 de junio de 2020

George Floyd y el alma de Estados Unidos

George Floyd ya no podrá ser olvidado nunca. Su muerte es parteaguas en la lucha por la justicia racial en Estados Unidos, escribe Carlos Dalmau

jueves, 5 de marzo de 2020

La circunstancia del PPD

Carlos Dalmau Ramírez indica que la imagen del Partido Popular está por el piso

viernes, 20 de diciembre de 2019

Los contrastes de Wanda Vázquez

Compare estos anuncios y la conferencia presidida por la gobernadora, con las imágenes pueriles de Rosselló y el grupito del chat que gobernaba este país, plantea Carlos Dalmau