Arturo Massol Deyá
💬

Injusticia mayor contra Vieques

Tras el cese de los bombardeos en el antiguo polígono de Vieques, en 2003, el paso lógico era impulsar la limpieza de uno de los lugares más contaminados del planeta. No se trata de sacar fuera de proporción el problema. La acumulación de cientos de miles de bombas por 60 años de prácticas militares afectaron miles de acres del ecosistema terrestre, lagunas, acuíferos y amplias zonas marinas con todo tipo de metales tóxicos, incluyendo uranio reducido, explosivos de muchas categorías, hidrocarburos, napalm, ensayos con armas químicas y otra gran cantidad de sustancias químicas nocivas al ambiente y a la salud. Este panorama se complica porque la Marina de Guerra de Estados Unidos se niega a ofrecer un “full disclosure” de lo allí vertido.

Otras columnas de Arturo Massol Deyá

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Después de María, el sol nos trajo la luz de vuelta

Si el gobierno de Puerto Rico va a hacer algo para proveer a su gente, que atienda urgentemente a las miles de personas con condiciones crónicas de salud para quienes la seguridad energética es vital, escribe Arturo Massol-Deyá

viernes, 15 de abril de 2022

Energía que funcione para bien

Impulsamos, en esta etapa, que 50% de la demanda energética pueda generarse en hogares y comercios democratizando la participación ciudadana en la agenda energética, escribe Arturo Massol Deyá

jueves, 27 de enero de 2022

Impuesto al sol, robo de muerte

Me parece bochornoso y abusivo el propuesto impuesto al sol. No solo es una apropiación ilegítima del esfuerzo de otros, sino un atentado más contra la salud y seguridad de un pueblo, escribe Arturo Massol Deyá

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: