Jaime Lluch
💬

¿Por qué el ELA es estático?

Desde el 1952, el ELA no ha evolucionado. Pongamos a un lado las especulaciones inconsecuentes en opiniones disidentes o concurrentes de algunos jueces del Tribunal Supremo estadounidense: en el plano político, el gobierno federal no ha otorgado más autonomía. Todo lo contrario: hemos visto una recentralización en los últimos años. ¿A qué se debe tal rigidez en esta autonomía subordinada que padecemos todos los días?

Si uno observa otras autonomías en otras partes del mundo, se puede ver la evolución y dinamismo en esas autonomías. Por ejemplo, en el caso de Escocia, desde la descentralización que se inició en 1998 con el “Devolution” en el Reino Unido, se restituyó el Parlamento a Escocia. Pero lo más interesante es lo mucho que ha evolucionado esa autonomía en Escocia en los últimos 22 años. En el 2008, el informe de la Comisión Calman evaluó el “Scotland Act 1998” luego de 10 años, y propuso cambios a la autonomía de Escocia, que eventualmente se plasmaron en el “Scotland Act 2012”. En el Acuerdo de Edimburgo (2012) se pactó un referéndum de auto-determinación legalmente vinculante y se llevó a cabo en 2014. Ese referéndum al final fue entre “Devolution Max” e independencia, y la gente escogió maximizar la autonomía. Se estableció una nueva comisión (Smith) y las recomendaciones para mejorar esa autonomía se codificaron en el “Scotland Act 2016”. Sin embargo, aquí el ELA se mantiene inamovible desde su fundación. ¿Por qué?

Para empezar, es curioso que sea tan rígido el ELA porque según algunos expertos, una de las variables que explica si un estado central está dispuesto a conceder una autonomía dinámica a un territorio es la importancia de ese territorio. En general, mientras más periférico, pequeño, y mientras menos peso demográfico/económico tenga un territorio, sería más probable que tenga una autonomía dinámica. Por ejemplo, la autonomía del Tirol del Sur en el norte de Italia ha sido muy dinámica (al alza) en gran medida debido a que es periferal en términos demográficos y geográficos (Lecours 2020). Esta lógica no la vemos en el caso de Puerto Rico (que es periferal), por dos razones políticas.

Primero, Puerto Rico es un satélite autonómico de la federación, pero dentro de una estructura constitucional que es una de las más rígidas del mundo. Según el estudio comparativo de Tsebelis, los países con la rigidez constitucional más acentuada son Estados Unidos con un índice de 1.74, seguido por Dinamarca con un 1.51, seguido por Japón, México, Países Bajos, Australia, Italia, etc. (Tsebelis 2016). Así que no hay mucho espacio para trascender las limitaciones de una visión constitucional sobre los territorios que emana desde el 1787, y de las interpretaciones retrógradas del Tribunal Supremo.

Segundo, cada estado en el mundo promueve su propia nación. En el caso de Estados Unidos su nacionalismo promueve una identidad nacional basada en la historia y cultura de su grupo mayoritario histórico. Una autonomía dinámica es más probable cuando el nacionalismo del estado acoge una visión multinacional del estado. Una autonomía estática y rígida como la del ELA es más probable cuando el nacionalismo del estado es mono-nacional, como es el caso de la federación nacional de Estados Unidos (Lecours 2020).

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 5 de junio de 2020

Democracia ahora para Puerto Rico

La sociedad aquí en general es débil y exhibe demasiada quietud y pasividad. El verano pasado la consigna tenía que haber sido ‘Democracia ahora’, dice Jaime Lluch

sábado, 16 de mayo de 2020

Las pandemias en Marsella (1720) y Puerto Rico (2020)

Los intereses económicos de los gobernantes se impusieron al imperativo cívico salubrista y la peste mató a 50,000 personas de una población de 80,000 en Marsella, escribe Jaime Lluch

viernes, 1 de mayo de 2020

Fase 2: ¿ciencia o política?

En Puerto Rico el gobierno sobrepone criterios políticos sobre criterios científicos, expone el profesor Jaime Lluch