💬

Testigo de la desigualdad: ser hija de un maestro de escuela

Soy producto de las escuelas públicas de Puerto Rico. Estudié en la Escuela Segunda Unidad Clemencia Meléndez Santos en Cidra, hasta el noveno grado y posteriormente, cursé mi escuela superior en la Escuela Ana Jacoba Candelas de Cidra. Durante todos esos años, viví en carne propia las carencias de materiales, personal, especialmente vacantes de maestros y recursos en mis dos escuelas. Sin embargo, todas esas situaciones no fueron óbice para que la mayoría de mis maestros dieran la milla extra para que aprendiéramos y llegáramos preparados a la universidad. 

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: