Raymond Pérez
💬

Arduo camino para los jóvenes peloteros

En cierta manera, como en el cuento del Pastorcito y el Lobo, así sucedió esta pasada semana cuando varios equipos pertenecientes a Major League Baseball (MLB) anunciaron que cientos de jugadores de ligas menores fueron dejados en libertad. 

El tema se venía hablando desde el pasado año, cuando se dio a conocer que cerca de 50 equipos de ligas menores tenían sus días contados por razones costo-efectivas de las organizaciones, y que un sinnúmero de peloteros jóvenes serían impactados. 

Pero, el asunto del COVID-19 aceleró varias agendas ligadas a MLB, y como consecuencia del efecto dominó de la pandemia en la pelota profesional, tanto a nivel competitivo como administrativo, no hubo que esperar a que se dieran los detalles de los equipos de liga menor que serán eliminados, y lo que hicieron algunas organizaciones fue dar a conocer su lista de jugadores que se quedarán sin trabajo desde 2020. 

El reportero de ESPN, Jeff Passan, asegura que la lista de jugadores sin trabajo podría llegar a 1,000, lo que sin duda, crea un problema de desempleo agudo en el béisbol profesional, ya que muchos de estos jugadores son jóvenes que no pasan de sus 22 años -aunque los hay algunos más veteranos y con experiencia en Grandes Ligas-, y que en gran parte de los casos no terminaron sus estudios universitarios.  

Lo apostaron todo al béisbol profesional y será como empezar de cero. El asunto pinta distinto para el jugador veterano, ya que, a mi entender, tiene mejor probabilidad de firmar con otra organización. 

Por otro lado, este panorama, sumado al que se avecina este 10 de junio en New Jersey, en donde se celebrará el sorteo de jugadores novatos de MLB (para jugadores estadounidenses, canadienses y boricuas), apunta a que será uno muy frustrante para el jugador joven. 

Para este sorteo, y por causa del efecto de la pandemia, solo se seleccionarán a jugadores hasta cinco rondas y 160 turnos, el menor número en la historia desde que el sorteo se inició en 1965. En pasados años el sorteo ha llegado hasta 40 rondas. 

Quiere decir que serán cientos los jugadores no seleccionados y con oportunidad de recibir un bono por firmar sujeto a los niveles del 2019. Esta oportunidad de bono será solamente para esos primeros 160 turnos. 

El resto de los jugadores tendrían la oportunidad de ser firmados, pero no a base de un bono especial. Los no seleccionados están limitados a firmar por $20,000. 

Ya, conociendo lo que se avecina, agentes de jugadores y dirigentes de ligas menores han dado a conocer sus recomendaciones para jóvenes jugadores que no tienen la posibilidad de ser seleccionados en esas primeras cinco rondas la semana entrante. 

Más que firmar por $20,000, lo ideal es luchar para conseguir una beca colegial en la NCAA División I y como una segunda gran oportunidad, una beca para estudiar y jugar en un Junior College, cosa de trabajar en hacer tiempo y espacio, pulir destrezas y habilidades, para ir nuevamente al sorteo en venideros años y tener una mejor oportunidad.

Otras columnas de Raymond Pérez