Fatih Birol, director de la AIE se mostró preocupado por el aumento en la dependencia del combustible por parte de los SUV. (AP Photo)

La sed mundial de petróleo continuará creciendo hasta la década de 2030, con emisiones que dañarán el clima hasta al menos 2040, en parte por el apetito insaciable de los consumidores por los vehículos deportivos utilitarios (SUV).

Estos datos son de acuerdo con un importante pronóstico de la industria mundial publicado por la Agencia Internacional de Energía (AIE) que se utiliza como guía por las compañías petroleras y los gobiernos. Este año, en medio de la creciente presión de activistas jóvenes como Greta Thunberg y otros para tomar medidas más duras sobre las emisiones, la Perspectiva Mundial de la Energía de la AIE adoptó una postura más firme de lo habitual sobre el cambio climático.

Esta agencia celebra el auge de la energía solar y eólica, e insta a los gobiernos a trabajar juntos para cambiar la forma en que alimentamos de energía nuestras vidas.

Más SUV

La creciente demanda de SUV en Estados Unidos, China, Europa y otros lugares podría negar todos los beneficios ambientales del mayor uso de automóviles eléctricos, según el informe. Debido a su tamaño, los SUV son más difíciles de electrificar que los vehículos más pequeños.

Según el estiudio, los SUV "fueron la segunda razón más importante para el crecimiento de las emisiones mundiales en los últimos 10 años, después del sector eléctrico y más que todos los sectores industriales juntos", indicó Fatih Birol, director de la AIE a periodistas en París.

Según los informes de la industria, los SUV y "pickups" de alto consumo de energía representan alrededor de dos tercios de las ventas de automóviles en Estados Unidos y solo alrededor de un tercio en la Unión Europea, aunque también están aumentando constantemente su demanda en Europa. En todo el mundo, alrededor del 42 % de los automóviles vendidos el año pasado eran SUV, dijo Birol.

La AIE dijo que casi el 20% del crecimiento en el uso de energía global del año pasado fue "debido a que los veranos más calurosos aumentaron la demanda de enfriamiento y las reservas frías que condujeron a mayores necesidades de calefacción".

Según las promesas actuales de emisiones de los gobiernos, la AIE pronosticó una demanda mundial de petróleo de 106.4 millones de barriles por día en 2040, frente a los 96.9 millones del año pasado. La demanda mundial de petróleo se desacelerará en la década de 2030 y el uso del carbón se reducirá ligeramente.

Las emisiones continuarán aumentando, aunque más lentamente que hoy, y no alcanzarán su punto máximo antes de 2040.

Estados Unidos es fundamental para lo que suceda después. Los consumidores y las empresas estadounidenses fueron una fuente líder de la creciente demanda de petróleo el año pasado, según la AIE. Además, Estados Unidos representará el 85 % del aumento de la producción mundial de petróleo para 2030, gracias al auge del esquisto bituminoso.


💬Ver 0 comentarios