Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Se hace cada vez más frecuente ver a niños de 2 a 3 años que apenas hablan; sin embargo, la dificultad no es producto de un diagnóstico como el de autismo, pérdida auditiva o diagnósticos similares que acarrean en sí un problema para el desarrollo de una comunicación efectiva. La mayoría son niños típicos cuyo diagnóstico primario es un retraso en el desarrollo del habla y lenguaje.


💬Ver 0 comentarios