El Synphony of the Seas navegará por el Caribe desde Miami, su puerto base, empezando en noviembre de 2018. (horizontal-x3)
El Synphony of the Seas navegará por el Caribe desde Miami, su puerto base, empezando en noviembre de 2018. ( Suministrada)

Casi todos los años tenemos que escribir sobre el “barco más grande del mundo”. Y es que siempre hay novedades que asombran en la industria de cruceros, no solo por lo impresionantes que resultan, sino también por su colosal tamaño y atracciones. Por eso cuando decimos que viene un nuevo barco a ocupar ese sitial, hay que seguirle los pasos.

Ya es tradición que cuando se habla de barcos gigantes, Royal Caribbean siga en el tope de la lista. Esa empresa de cruceros, dueña del Oasis, Allure y más reciente del Harmony of the Seas, tiene en esos barcos los más grandes del mundo. Pero no se queda tranquila, y muy pronto veremos, en abril de 2018, el nuevo Symphony of the Seas, que será un poco más grande que todos los anteriores.

El Symphony of the Seas se está construyendo en el astillero STX France de St. Nazaire.
El Symphony of the Seas se está construyendo en el astillero STX France de St. Nazaire. ( Suministrada)

También de la Clase Oasis (es el cuarto de ese tipo), el barco, que desplazará 230,000 toneladas, se está construyendo en el astillero STX France de St. Nazaire. Estará listo para abril del 2018. Unas fotos de la empresa, dejaron ver no solo lo avanzada que está la construcción, sino también lo curioso del proceso de construir un barco, que siempre nos asombra, aun cuando hayamos visto otros barcos en sus astilleros.

Como hemos dicho en ocasiones anteriores, el proceso completo parece la construcción de una figura de bloques de Lego, porque son enormes y pesadísimas piezas las que “encajan” unas con otras hasta formar el exterior de la nave. Cuando eso se completa, ya el barco está preparado para flotar, y se hace lo que se conoce como el “float out”, que es cuando deja el dique seco en donde se hace la primera parte de la construcción, para salir al agua.

Ese momento es fundamental porque marca el final de la primera fase y el inicio del trabajo interior, con atención a la creación de las áreas grandes, como piscinas (es una de los primeros espacios que se notan en el interior), así como las demás zonas comunes. En el caso del Symphony en estas semanas están trabajando con el área del Boardwalk, que similar a los otros barcos gemelos, tendrá el clásico carrusel, las paredes de escalar y el famoso AquaTheater, algo que no pueden dejar en ningún barco de esta magnitud porque es un punto de conversación y sus shows están entre los favoritos de los pasajeros. 

Las fotos también dejan ver un poco de su Royal Promenade, otro lugar icónico de los barcos de Royal Caribbean. Ese espacio siempre está lleno de restaurantes y tiendas, y en este barco, no será la excepción.  Aunque tiene elementos iguales a algunos de sus barcos gemelos, como los mencionados, así como el concepto de “Vecindarios”, el Bar Biónico, las chorreras acuáticas “Perfect Storm” y el “Ultimate Abyss”, la más alta en el mar, tendrá otras diferencias notables, de las que todavía no se saben muchos detalles.

Esta es la primera vez que un barco de esa clase tendrá a Miami como base,  y para eso Royal Caribbean está construyendo el “Crown of Miami” un enorme terminal de cruceros con 170,000 pies cuadrados.
Esta es la primera vez que un barco de esa clase tendrá a Miami como base, y para eso Royal Caribbean está construyendo el “Crown of Miami” un enorme terminal de cruceros con 170,000 pies cuadrados. ( Suministrada)

Cuando se termine esta etapa, vendrán las pruebas de mar y la parte final, que es la decoración, algo que se completa ya cuando está a punto de inaugurarse, e incluso en algunos casos se dejan elementos para después, aprovechando las primeras salidas o esperando el cruce del Atlántico, para traerlo de Europa a América, si ese es el caso.

El barco desplazará 3,000 toneladas más que el Harmony of the Seas, que es solo un poco más grande que el Oasis y el Allure of the Seas. Aunque en naves de esa magnitud ese tonelaje puede no notarse a simple vista, cuando se trata de posicionarlos en la lista de los más grandes, aunque sea una pequeña cantidad hace la diferencia.

Navegará por el Caribe desde Miami, su puerto base, empezando en noviembre de 2018. Antes de eso estará navegando por el Mediterráneo en su temporada inaugural, saliendo desde Barcelona. Esta es la primera vez que un barco de esa clase tendrá a Miami como base,  y para eso Royal Caribbean está construyendo el “Crown of Miami” un enorme terminal de cruceros con 170,000 pies cuadrados. Cuando estrene también el Allure fo the Seas saldrá desde allí. Hasta el momento, los barcos Clase Oasis salen desde Ft. Lauderdale y Puerto Cañaveral, ambos también en Florida. Podremos verlo en San Juan ya que nos visitará en algunos de sus viajes por el Caribe. Ya las reservaciones están disponibles desde hace algún tiempo.


💬Ver 0 comentarios