Los cruceros se esmeran en preparar propuestas gourmet pensando en satisfacer los paladares más variados.   (Gregorio Mayí) (semisquare-x3)
Los cruceros se esmeran en preparar propuestas gourmet pensando en satisfacer los paladares más variados. (Gregorio Mayí/Especial para GFR Media)

La tendencia de combinar el “breakfast” con el “lunch”, es decir hacer un “brunch”, se ha hecho tan popular, que nada más con el nombre muchos ya tienen el éxito garantizado. Pero la realidad es que idealmente el “brunch” debe ser algo más que esa fusión; tiene que ser una expresión culinaria distinta, fuera de lo ordinario. Y los cruceros han hecho muy bien su asignación de crear experiencias novedosas, fusionando platos que pueden ser interpretados como   un opíparo desayuno, o en el otro extremo, un almuerzo ligero, logrando crear un “brunch” que se conviertan en sabrosas piezas de conversación. Estas experiencias gastronómicas  sorprenden a los pasajeros con resultados  sabrosos y artísticos, dignos de capturarse en  fotos.

Una de las mejores opciones de “brunch” que se ha visto en cruceros en años recientes la tiene Viking Cruises en sus barcos de océano y con razón en mi primer viaje con ellos varios de sus oficiales me advirtieron “prepare la cámara”. 

Estos barcos, que tienen una gastronomía de excelencia, y muchos servicios incluidos en el precio, como los vinos y cervezas en almuerzos y cena, muestran toda la creatividad de sus chefs en uno de los días de mar de cada travesía.

Alrededor de su piscina (que tiene techo retractable por si hace frío) y en la terraza también techada, se despliegan estaciones de mariscos, quesos, carnes, panes, vegetales y pastas, poniendo un toque de arte a toda la comida. Pero es en sus postres cuando impresionan mucho más creando verdaderas obras de arte en azúcar. 

En los cruceros de Disney se ofrece un menú internacional y abundante, que incluye productos italianos de primera calidad haciendo honor a la temática y al menú  del restaurante Palo.
En los cruceros de Disney se ofrece un menú internacional y abundante, que incluye productos italianos de primera calidad haciendo honor a la temática y al menú del restaurante Palo. (Suministrada)

En el caso de los cruceros de Viking, el brindis es abundante, y hay desde mimosas, cervezas hasta variedad de cócteles, en un evento que inicia temprano en la mañana hasta mediodía (está incluido en la tarifa del crucero).

Aunque en algunas otras líneas de lujo los hay, en las más económicas como Carnival Cruise Line lo ofrecen también los días de mar, y es gratis, aunque las bebidas cuestan adicional como cualquier día de la travesía. 

El “SeaDay Brunch”, que se hace en el comedor principal, tiene un menú menos gourmet pero de muy buen sabor y bien presentado, con tostadas francesas, variedad de pancakes, salmón, huevos rancheros, pasta y postres especiales.

Por otro lado, Royal Caribbean lo tiene en algunos de sus barcos pero con costo, y lo hace combinado con un galley tour. El Bottomless Galley Brunch, como dice el nombre, incluye visita a la cocina principal del barco, lo que brinda una idea de cómo se maneja la gran cantidad de trabajo que se hace en una cocina de un crucero. Los acompaña uno de los chefs que comparte datos interesantes con los pasajeros. Incluye champán y comida.

Otra modalidad es la que ofrecen los barcos de Disney Cruise Line, también con costo adicional y con la particularidad de que es solo para adultos. Muy al estilo del alto nivel de comida de los mejores restaurantes de sus resorts (o incluso superior), el brunch se hace en Palo, el restaurante italiano que tienen sus cuatro barcos, pero es solo en travesías de cuatro noches o más. El costo es de $40 por persona. Con un menú internacional y abundante, incluye productos italianos de primera calidad haciendo honor a la temática y al menú  del restaurante, con pescados, carnes, jamones y quesos italianos, vegetales y sensacionales postres.

Los cruceros de río no se quedan atrás y tienen su propia versión de brunch, y con algo que los hace únicos: los hacen en la cubierta exterior, cuando están anclados en algunas de las ciudades que visitan. Con ellas como marco no se necesita mucho adorno, pero de todas maneras, preparan unas mesas hermosas con variedad de productos. Siempre son gratuitos y como es usual, con bebidas incluidas.

Aunque los “brunch” no se ofrecen en todos los barcos, siempre se hacen actividades para celebrar la comida y la creatividad de los chefs. En ocasiones son BBQ glorificados en las cubiertas de las piscinas, o exhibiciones de chocolates y postres, que vinieron a sustituir los clásicos bufés de medianoche de antaño que salvo algunas excepciones ya no existen. 

Cuando te vayas de crucero verifica qué día hay eventos gastronómicos especiales. Lo anuncian siempre en el programa del día, pero es ideal saberlo con anticipación para planificar tus otras comidas y aprovechar el “brunch” o el evento culinario especial al máximo.



💬Ver 0 comentarios