Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En el sureste de Polonia a orillas del río Oder y relativamente cerca de las fronteras con República Checa y Alemania se encuentra la cuarta ciudad más grande del país, capital de Silesia y una joyita por descubrir.

El nombre políticamente correcto en español es Breslavia. En polaco se le conoce como Wroclaw, aunque se pronuncia Vrótsuaf. Casi igual de complicado también resulta hablar, leer o entender el polaco, aunque después de vivir y trabajar en el país durante dos años, puedo decir que no es misión imposible si de verdad se intenta. Wroclaw es una ciudad muy colorida, de arquitectura fascinante, gente amable y con un panorama cosmopolita con mucho que ofrecer. Aparte de su valor estético, el país también alberga una larga tradición creativa conocida y admirada en el ámbito internacional, que comienza desde el cine, la poesía, la literatura y el reportaje, entre otros. Reconocidas figuras como el cinematógrafo Krzysztof Kieslowski, el novelista Boleslaw Prus y uno de los reporteros y escritores más conocidos del siglo XX, Ryszard Kapuscinski, son algunos maestros provenientes de esta tierra cuyas obras y legado han hecho eco por todo el mundo. Precisamente gracias a Kapuscinski pisé suelo polaco por primera vez en el verano de 2009, con motivo de concluir mi tesis doctoral dedicada a él y por esto le soy agradecida al Maestro por ser el motivo que me llevó a conocer de cerca este gran país y sobre todo la ciudad de Breslavia.

Capital de la Cultura

Wroclaw fue recientemente nominada Capital de la Cultura para el año 2016 y los museos, galerías de arte y rincones que exhiben talento y creatividad artística local e internacional abastecen. Por doquier puedes encontrar pequeños enanitos elaborados en latón que fueron colocados en el 2001 por toda la ciudad en honor a la Alternativa Naranja, un movimiento de resistencia cuya lucha en contra del régimen comunista hizo eco en todo el país en la década de los 80.

Además de su arte, la metrópolis se distingue por ser un centro económico y académico, albergue de algunas de las mejores universidades del país y corporaciones multinacionales como Google, IBM, Hewlett Packard, McKinsey & Company, entre otras, hecho que ha transformado a la ciudad en un atractivo paraje para cientos de jóvenes de países tan diversos como Corea, Italia, España, Taiwán, entre otros, que buscan ampliar y extender sus currículos profesionales, sobre todo en tiempos de crisis. Como turista la ciudad es también una gema por descubrir y aunque bastante apartada de la capital, Varsovia, merece la pena dar el salto desde Praga o Berlín, ya que ambas se encuentran a aproximadamente tres o cuatro horas en tren. A pesar de brillar en el presente, Breslavia, como muchas otras localidades de Europa Central y Oriental, sufrió un pasado sangriento de violencia y devastación. Antes de la Segunda Guerra Mundial, pertenecía a Alemania y a raíz de este conflicto, quedó prácticamente destruida.Fruto de los años y el espíritu emprendedor de sus ciudadanos la ciudad fue capaz de florecer nuevamente y ahora brilla por cuenta propia.

Algunos lugares de interés

Rynek (Plaza Mayor)

Indudablemente uno de los lugares más impresionantes de la ciudad. El Ayuntamiento caracterizado por su colorida arquitectura gótica te dejará sin palabras. La plaza del mercado, los pequeños bares y restaurantes y las estrechas y adoquinadas callecitas serpentinas la convierten en un importante centro cultural y artístico europeo. Aquí podrás sentir de cerca la amalgama cultural propia de este parte del globo que combina rasgos orientales y occidentales hasta formar un perfecto equilibrio entre lo moderno y lo antiguo.

¿Dónde comer y qué probar?

Restauracja Kurna Chata (ul. Odrzanska 17, tel (71) 341 06 68 http://www.kurnachata.pl/ ) donde podrás deleitar tu paladar con un rico zurek (sopa ligeramente ácida a base de harina de centeno, salchichas, papas y huevo servido en un breadbowl) o pierogi ruskie (dumplings hervidos o fritos rellenos de queso y papa- plato típico polaco), entre muchos otros platos locales. De beber puedes degustar piwo z sokiem imbirowy cerveza local no-pasteurizada con sirope de jengibre.

Ostrów Tumski (La Isla de la catedral)

A Wroclaw se le conoce como la Ciudad de las Islas, por tener pequeños islotes de tierra conectados por puentes. Este es uno de ellos, posiblemente el más famoso y antiguo con más de mil años de historia. Desde el siglo 19 se le considera el núcleo de la metrópolis y constituye una muestra de memoria nacional polaca. Alberga varios edificios religiosos, una iglesia gótica y una basílica de San Pedro y San Pablo, conocida popularmente como “la Catedral”.

Barrio judío

La calle Wlodkowica es la cuna cultural de este barrio que almacena una variedad de restaurantes y bares muy hip, gracias en parte a Bente Kahan, un cantautor judío noruego que funge como el director artístico del Centro Cultural y Educativo Judío, la única sinagoga restante en la ciudad, donde a menudo se pueden presenciar conciertos y otros eventos culturales judíos. Restaurantes como Mleczarnia ( http://mleczarniawroclaw.wartobyc.pl) y Sarah (http://sarah.wroclaw.pl/) son ideales para tomar un café en la terraza o cenar platos típicos judíos a la luz de velas.

Hala Stulecia (Centro del Centenario)

Construido entre 1911 y 1913 mientras la ciudad formaba parte del Imperio alemán, esta edificación marcó un hito en la historia por motivo de la celebración conmemorativa del centenario de la resistencia abierta frente a Napoleón y la batalla de Leipzig. Caracterizado por una arquitectura que combina la mayoría de tendencias estilísticas del siglo XX, fue considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006. En la actualidad alberga asientos para 6,000 personas que pueden disfrutar de una variedad de actividades recreativas en el interior de las instalaciones.

Otros lugares para visitar

Cracovia

Antigua capital del país y una de las ciudades más visitadas por turistas por ser un centro cultural, histórico y artístico de Europa Central. Su centro histórico de resplandeciente arquitectura barroca, renacentista y gótica, fue considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978 y Capital Europea de la Cultura en el 2000. Kazimierz, el barrio judío, el Castillo Wawel y el centro de la ciudad (Stare Miasto) son lugares que no se puede perder.

Auschwitz- Birkenau

Una gira por Cracovia no puede completarse sin una visita a estos dos campos de concentración, experimentación médica y exterminio en masa de prisioneros construido por el régimen de la Alemania nazi tras la invasión de Polonia a principios de la Segunda Guerra Mundial. A 43 kilómetros de la ciudad de Cracovia, se le considera el mayor campo de exterminio de la historia de nazismo donde fueron asesinados alrededor de 2 millones de personas. Una visita guiada de estos complejos considerados como uno de los lugares de mayor simbolismo del Holocausto también declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO no debe faltar en la agenda de cualquier viajero interesado por la historia.

Gdansk

Es la sexta mayor ciudad de Polonia, centro del mercado marítimo, ubicada en el norte del país a orillas del Mar Báltico. Es famosa histórica y políticamente hablando por ser la cuna del movimiento de Solidaridad fundado en 1980 por Lech Walesa y que ayudó a derrocar el régimen comunista y restablecer la participación ciudadana en toda Europa Central y Oriental. Esta ciudad pesquera es hermosa y merece la pena visitarla para conocer otro aspecto muy diverso del país, su prominente puerto, pintorescos cafés y restaurantes, los atardeceres en las localidades de Sopot y Gdynia, los museos, mercados de ámbar y otras artesanías.


💬Ver 0 comentarios