Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Los estudiantes del cuarto año de Medicina Naturopática, Sherly Morales, Cecille Cabrera y Jan Luis Solares, posan junto a los profesores, doctor Roberto Román, supervisor clínico, y la doctora Bruyanelis Ramos, en la Escuela de Medicina Naturopática del Sistema Universitario Ana G. Méndez, en Gurabo, Puerto Rico.
Los estudiantes del cuarto año de Medicina Naturopática, Sherly Morales, Cecille Cabrera y Jan Luis Solares, posan junto a los profesores, doctor Roberto Román, supervisor clínico, y la doctora Bruyanelis Ramos, en la Escuela de Medicina Naturopática del Sistema Universitario Ana G. Méndez, en Gurabo, Puerto Rico. (ENID M. SALGADO-MERCADO)

La combinación entre la curiosidad humana y la sabiduría de las civilizaciones antiguas ya habían explorado la medicina, antes de su desarrollo como una rama científica al servicio de la salud. Entre conceptos relacionados con el orden y el funcionamiento adecuado del cuerpo humano, así como las maneras de mejorar o curar una enfermedad, nació la medicina naturopática, un sistema de salud integrado que permite prevenir, diagnosticar y tratar una enfermedad.

Los estudiantes del cuarto año de Medicina Naturopática, Sherly Morales, Cecille Cabrera (sentadas) y Jan Luis Solares (de pie), junto a la profesora y doctora Bruyanelis Ramos, en el vestíbulo de la Escuela de Medicina Naturopática del Sistema Universitario Ana G. Méndez, en Gurabo.
Los estudiantes del cuarto año de Medicina Naturopática, Sherly Morales, Cecille Cabrera (sentadas) y Jan Luis Solares (de pie), junto a la profesora y doctora Bruyanelis Ramos, en el vestíbulo de la Escuela de Medicina Naturopática del Sistema Universitario Ana G. Méndez, en Gurabo. (ENID M. SALGADO-MERCADO)

Estas prácticas comenzaron hace más de seis mil años, combinando siglos de conocimiento acumulado sobre cómo abordar los males que aquejaban al ser humano. Más adelante, fue crucial la influencia de Hipócrates sobre la observación del cuerpo y, con mayor detenimiento, los factores que inciden en las enfermedades –particularmente la genética y el ambiente. Ya se comenzaba a reconocer, desde ese entonces, al ser humano como un todo integral, visión que ayudó a identificar, mediante diversas técnicas, el origen de la enfermedad para tratarla de la manera adecuada.

Precisamente, llegar hasta el origen de una condición de salud, más allá de remediar sus síntomas, es el fundamento para el programa doctoral en Medicina Naturopática de la Universidad Ana G. Méndez (UAGM). La Escuela de Medicina Naturopática de la UAGM es la única que ofrece este programa doctoral, totalmente en español, en Puerto Rico y la zona del Caribe y, a nivel mundial, es la novena en su tipo. Su misión es, según explica la doctora Bruyanelis Ramos Aponte, decana interina de esta unidad académica, “preparar a los estudiantes para ejercer una práctica de medicina bien individualizada, más allá del tratamiento común, mirando al ser humano como un todo, que no se opone a la medicina que consideramos tradicional, pero sí la complementa, para llegar a la raíz de su problema de salud”.

Como requisitos básicos de admisión —de acuerdo con la página web de la Escuela— cada aspirante deberá haber completado un grado de Bachillerato con un índice académico mínimo de 3.0. También, deberá haber tomado los cursos de premédica requeridos para una preparación en medicina en una institución acreditada por el Departamento de Educación Federal. Además, cada aspirante someterá un ensayo personal en el que compartirá “experiencias y pensamientos genuinos” sobre su visión de la medicina, así como “sus habilidades, intereses, experiencias [que] en conjunto” le preparan para obtener este grado. Un comité de selección, compuesto por miembros de la facultad, entrevistará a cada aspirante en la etapa final del proceso, para determinar su admisión al programa.

Ramos Aponte explica que el programa doctoral en Medicina Naturopática consta de 270 créditos, distribuidos en un programa de cuatro años de estudio (incluyendo sesiones de verano). Los cursos iniciales siguen la línea de los estudios de medicina, con enfoques filosóficos y éticos fundamentales sobre esta práctica clínica para luego iniciar sus conocimientos en herbología, homeopatía, masajes, acupuntura e hidroterapia.

“También se estudian otros tipos de medicina (física, conductual, tradicional china y ayurvédica), así como diversas prácticas para una preparación más amplia sobre aquellos factores que afectan la integridad física, emocional y socioafectiva”, señala.

Para que los futuros egresados desarrollen el componente humanista de su modelo académico, se creó la Clínica de Medicina Naturopática, ubicada en el recinto UAGM de Gurabo.

“Esta clínica ofrece atención directa a una diversa comunidad de pacientes, niños y adultos, para que, en su etapa de rotación, los internos cubran de manera práctica la diversidad de componentes de esta práctica de medicina, apoyados por la Facultad Médica”, subraya Ramos Aponte, quien agrega que así “afinarán sus destrezas de manera integradora, responsable y mucho más sensible a la necesidad específica de cada paciente”.

El programa de estudios para completar el grado de Doctor en Medicina Naturopática (ND) de la Universidad Ana G. Méndez está acreditado por el CNME (Council on Naturopathic Medical Education).

💬Ver comentarios