Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El escáner, que tomó 10 años en ser desarrollado, ya está siendo usado para una serie de estudios que incluyen cáncer y accidentes cerebrovasculares (MARS Bioimaging)

El primer escáner de Rayos X capaz de mostrar imágenes en 3D y a todo color es una realidad. Una empresa llamada MARS Biomaging ha desarrollado esta tecnología, la cual recientemente no presentaba ningún tipo de avance.

Las imágenes se obtienen cuando los rayos X viajan a través del cuerpo, son absorbidos por materiales más densos como los huesos y pasan a través de los más blandos, como los músculos y otros tejidos.

Luego, los rayos X que pasan sin obstáculos golpean una película en el lado opuesto del cuerpo y aparecen en el monitor como áreas de color negro. Por otro lado, los lugares por los que los rayos X no pueden pasar aparecen de color blanco.

Ahora, el profesor de física, Phil Butler y su hijo Anthony Butler, profesor de bioingeniería han creado un escáner que utiliza una combinación de la tecnología Medipix -desarrollada por primera vez para ayudar a los investigadores del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) a rastrear partículas usando el Gran Colisionador de Hadrones-, y algoritmos computarizados para producir coloridos rayos X en 3D.

El escáner de los Butler en vez de registrar la forma en que los rayos X atraviesan el cuerpo o son absorbidos por el hueso, registra los niveles de energía precisos de los rayos X a medida que golpean cada partícula en su cuerpo. Luego traduce esas medidas en diferentes colores que representan sus huesos, músculos y otros tejidos.

Si bien los rayos X en blanco y negro que usan los médicos actualmente son suficientes para que saber si un hueso tiene una fractura, revelan muy poco sobre el tejido y el músculo que lo rodea. Por eso, los médicos podrían usar estas nuevas radiografías 3D para ayudar a diagnosticar problemas no solo en el hueso, sino todo lo que lo rodea.

"Esta tecnología distingue a nuestra máquina (en la forma de diagnosticar) porque sus pequeños píxeles y resolución de energía precisa significa que esta nueva herramienta puede obtener imágenes que ninguna otra herramienta puede lograr", dijo Phil Butler en un comunicado de prensa del CERN.

El escáner, que tomó 10 años en ser desarrollado, ya está siendo usado para una serie de estudios que incluyen cáncer y accidentes cerebrovasculares.

"En todos estos estudios, los prometedores resultados iniciales sugieren que cuando se utilizan rutinariamente imágenes espectrales en las clínicas, permitirá un diagnóstico más preciso y una personalización del tratamiento", dijo Butler.

El siguiente paso es probar el escáner en un ensayo centrado en pacientes ortopédicos y de reumatología en Nueva Zelanda. Pero, incluso si todo va bien con esa prueba, podrían pasar años antes de que el dispositivo obtengala aprobación regulatoria que necesitaría para que su uso se generalice.


💬Ver 0 comentarios