(semisquare-x3)
Este bug, relativo a la codificación del tiempo en los sistemas de 32 bits, podría generar un posible fallo de sistemas en enero del año 2038.

Hace 19 años se hablaba del Efecto 2000, mejor conocido como Y2k, provocado por un bug (error de software), que podía afectar a sistemas muy antiguos que codificaban el año en dos dígitos.

De esta manera, se temía que la llegada del año 2000 y su "00" podría interpretarse como el año 1900 y se podría desatar el caos absoluto, aunque finalmente no pasó nada grave.

En ese entonces, las empresas tecnológicas invirtieron en solventar el problema y todos los temores se quedaron en una especie de leyenda urbana.

Sin embargo, comienza a hablarse de una situación similar denominado Efecto 2038, que no es más que otro bug relativo, en este caso, a la codificación del tiempo en los sistemas de 32 bits (el reloj que usan), que nos afectaría en enero del año 2038.

Y es que el reloj que tienen muchos equipos se basa en POSIX, un simple contador que calcula los segundos transcurridos desde el 1 de enero de 1970 a las 00:00:00 UTC. Esto quiere decir que, partiendo de ese 1 de enero de 1970, los ordenadores de 32 bits sólo son capaces de contabilizar las fechas comprendidas entre las 20:45:52 UTC del 13 de diciembre de 1901 hasta las 03:14:07 UTC del 19 de enero del 2038.

Por lo tanto, un segundo después de las 03:14:07 UTC del 19 de enero del 2038 los sistemas de 32 bits ya no serán capaces de contar más, y confundirán la fecha con el 13 de diciembre de 1901, que es la fecha de referencia de 1970.

El “Efecto 2038” afectará principalmente al sistema operativo Unix, sobre el que se asientan los celulares con sistemas operativos tanto Android como iOS, así como muchos servidores de Internet, puntos de acceso Wi-Fi o routers.

Hasta ahora se desconoce cómo van a actuar estos sistemas que se vean afectados al no ser capaces de contar más tiempo.

Algunos simplemente podrían resetear sus fechas volviendo a 1901, suficiente para crear un poco de caos dependiendo de dónde suceda. Pero también es posible que se desencadenen fallos de sistema, o incluso que algunos dispositivos se apaguen y no vuelvan a encenderse.

Por el momento, se desconocen las consecuencias exactas que este problema informático provocará, pero está claro que aún hay tiempo para solucionarlo con eficacia y sin crear el pánico que se generó con el Y2K.


💬Ver 0 comentarios