Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Google cancela convenio sobre inteligencia artificial con el Pentágono (horizontal-x3)
El contrato, con un valor de $9 millones, fue firmado en septiembre de 2017 (EFE).

Un convenio, en apariencia inofensivo, con el Pentágono terminó convertido en una muy pública crisis interna para Google. Tras meses de polémica, la compañía anunció que no planea renovarlo.

Bajo el nombre de Maven, el proyecto buscaba desarrollar 'software' de inteligencia artificial para usos militares. El descontento surgió cuando se conoció que el Pentágono planeaba usar las capacidades de reconocimiento de imágenes de la firma de Mountain View en las grabaciones capturadas por sus drones militares durante sus operaciones.

El contrato, con un valor de 9 millones de dólares, fue firmado en septiembre de 2017, como parte de los esfuerzos de Google por obtener contratos para prestar servicios de nube al gobierno federal, un campo en el que sus rivales Amazon y Microsoft le llevan amplia ventaja. Al menos 10 empleados fueron asignados de tiempo completo a esa iniciativa.

Más de 4,000 empleados de Google firmaron en marzo una petición para que la compañía abandonara ese proyecto. Alegaban que la tecnología de Google, y en especial la de inteligencia artificial (AI), no debería ser puesta “al servicio del negocio de la guerra”. Se cree que por lo menos una docena renunció por ese motivo. 

De hecho, antes de conocerse el contrato, altos ejecutivos de DeepMind, la subsidiaria de AI, con sede en Londres, firmaron una petición similar y la enviaron a las Naciones Unidas a fines del año pasado.

Va hasta 2019

En su momento, al verse en el centro de los señalamientos, la firma indicó que el objetivo del polémico contrato era simplemente "señalar imágenes para su revisión humana" y que estaba destinado para "usos no ofensivos solamente".

El anuncio fue hecho a los empleados el viernes por la propia Diane Greene, jefe de la división de Cloud de Alphabet, la casa matriz de Google. Está por verse si eso basta para calmar a los inconformes, pues Google planea honrar los términos del convenio, que seguirá vigente hasta marzo de 2019.

Ahora que decidió dar marcha atrás, la compañía también planea elaborar un conjunto de directrices que orienten en el futuro su participación en desarrollos militares que involucren su tecnología.

Según un informe de The New York Times, la compañía busca establecer una prohibición sobre el uso dela inteligencia artificial en el armamento.

Sin embargo, los demás principios no fueron anunciados por Google y se espera que estén disponibles en su totalidad en las próximas semanas.


💬Ver 0 comentarios