Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Representación artística del jet supersónico de Boom. (www.boomsupersonic.com)

La fórmula para poder establecer la lejanía entre un país y otro por muy apartados que estos se encuentren, ya no será a través de mediciones de distancia, sino por cálculos de tiempo.

Y es que la industria de la aeronáutica quiere retomar los famosos vuelos supersónicos y emular lo que hace algunos años el Concorde ofrecía, que era el de unir Europa y América en un viaje de tan solo 3 horas.

15 años han pasado luego del último vuelo de aquel jet que cautivó al mundo, y ahora mediante una asociación estratégica entre la compañía estadounidense Boom Supersonic y Japan Airlines (JAL), se tiene planeado regresar a estos aviones a los cielos de nuestro planeta.

Para ello, la compañía nipona decidió invertir $10 millones para elaborar aviones comerciales que sean mucho más rápidos que el Concorde, más silenciosos y con precios más económicos para que puedan estar al alcance la gente, y no sean exclusivos de las personas más adineradas.

En un comunicado por parte de la empresa Boom, se dio a conocer que en la actualidad ya se encuentra en desarrollo un avión supersónico de nueva generación, que podrá reducir los tiempos de vuelo a la mitad. A través de este acuerdo, JAL proporcionará su conocimiento y experiencia como una aerolínea para apoyar a Boom en el desarrollo del avión. 

"Estamos muy orgullosos de trabajar con Boom en el avance en la industria de la aviación comercial. A través de esta asociación, esperamos contribuir al futuro de los viajes supersónicos con la intención de brindar más tiempo a nuestros valiosos pasajeros a la vez que enfatizamos la seguridad de los vuelos ", dijo Yoshiharu Ueki, presidente de Japan Airlines.

De acuerdo a esta tecnología supersónica, un avión de 55 plazas podría establecer un tiempo de vuelo de 3 horas y quince minutos partiendo de Nueva York a Londres, y se espera que puedan comenzar a operar a mediados de la próxima década.

Blake Scholl, fundador y CEO de Boom, concluyó señalando que esta alianza comercial no solo se avocara a vuelos intercontinentales, ya que tienen la idea de establecer rutas como Tokio-Hong Kong que podría reducir el tiempo de vuelo de 5 a 2 horas, un hecho que significaría un atractivo entre dos de los centros financieros más grandes del mundo. 


💬Ver 0 comentarios