Por primera vez, Rusia prueba su nuevo submarino “invisible” (semisquare-x3)
Esta nave tiene un peso de de 1.8 mil toneladas con una longitud aproximada de 219 pies por 23 pies de ancho. (YouTube/ Saint-Petersburg TV)

Fue este jueves cuando una fábrica rusa puso en marcha por primera vez el submarino de diesel-eléctrico llamado Kronshtadt, el cual es la primer nave en serie del denominado Proyecto 677, cuyo objetivo es defender bases navales y cazar otros sumergibles. 

Las pruebas de este nuevo submarino de ataque clase Lada, que es considerado como “invisible” al permanecer fuera de los sonares enemigos gracias a su diseño que reduce significativamente el ruido, fueron realizadas con éxito en San Petesburgo, donde se llevó a cabo la primera inmersión de esta nave. 

El Ministerio de Defensa informó en un comunicado que el submarino fue creado para detectar con éxito incluso objetivos “de bajo ruido”, además de señalar que servirá para atacar objetivos en superficie con misiles de crucero de alta precisión, como los Kalibr-PL.

La construcción del Kronshtadt, que tiene un peso de 1.8 mil toneladas con una longitud aproximada de 219 pies por 23 pies de ancho, ha sido postergada en varias ocasiones, debido a que ha sido sometido a otras pruebas para corregir algunas deficiencias, por lo que será entregado a la Armada de Rusia a finales de 2019, junto a otras dos naves de este mismo tipo. 

Este submarino es capaz de alcanzar una velocidad bajo el agua de hasta 21 nudos, y su profundidad de inmersión es de casi 1,000 pies, además de contar con seis tubos con munición para 18 torpedos. Su tripulación será de 36 personas y con una autonomía de 45 días.


💬Ver 0 comentarios