(horizontal-x3)
La parte alta del cohete, conocida como primera etapa, regresa a Tierra en un descenso controlado no tripulado. (AP)

En febrero pasado, la compañía SpaceX mandó una nave Falcon 9 en una misión de carga a la Estación Espacial Internacional.

Este miércoles, ese mismo cohete fue utilizado para llevar al espacio el satélite Echostar 105/SES-11, por lo que despegó de Cabo Cañaveral, Florida.

Se trata de una medida emprendida por la empresa de Elon Musk, con el objeto de regular la basura espacial y reciclar los costosos componentes de las naves.

Para lograr esto, la parte alta del cohete, conocida como primera etapa, regresa a Tierra en un descenso controlado no tripulado, y aterriza en una plataforma en el océano.

De esta manera puede volver a ser utilizada. El lanzamiento de esta semana fue la tercera misión exitosa de SpaceX “con un cohete de clase orbital probado en vuelo”, según reveló la compañía en Twitter.

“Otro nuevo aterrizaje exitoso de una primera fase del Falcon 9. Este es nuestro 18 aterrizaje exitoso”, informó el comentarista de la cobertura del lanzamiento, mientras imágenes de video mostraron a la nave bien estacionada sobre la plataforma.

Cabe señalar que el satélite Echostar 105/SES-11, que fue transportado por el Falcon 9, tiene el objetivo de proporcionar cobertura televisiva y capacidad de comunicaciones a América del Norte, Hawái, México y El Caribe.

El SES-11 está diseñado para acelerar el desarrollo de la comunidad de video “US Prime”, y la entrega de canales de alta definición (HD) y ultra alta definición (UHD), según revela Business Wire.

Gwynne Shotwell, presidenta y jefa de operaciones de SpaceX, comentó: “Estamos encantados de seguir trabajando juntos con SES, una empresa que apoya la innovación y las capacidades de lanzamiento demostradas de SpaceX”.


💬Ver 0 comentarios