Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

A la fecha, desde la Isla se han lanzado cientos de globos que han ido a parar a lugares como Perú, Sudáfrica, Estados Unidos, Australia y Asia, entre otros. (horizontal-x3)
A la fecha, desde la Isla se han lanzado cientos de globos que han ido a parar a lugares como Perú, Sudáfrica, Estados Unidos, Australia y Asia, entre otros. (Especial para El Nuevo Día / Ángel Rivera)

Lo que se suponía sería el primer lanzamiento que la prensa local e internacional atestiguaría de los llamados “Globos de Google”, cuyo nombre oficial es Project Loon, quedó esta tarde frustrado por las condiciones del tiempo en la estratósfera.

La convocatoria, que fue hecha por Project Loon, una iniciativa que realiza la empresa matriz de Google, Alphabet a través de su subsidiaria X, tenía como principio conocer de primera mano los detalles y avances que el grupo de expertos de X ha estado trabajando desde hace dos años en la Isla, en sus instalaciones localizadas en la antigua base naval Roosevelt Roads, en Ceiba.

Nick Kohli es el director del programa de operaciones de vuelo de los "Globos de Google". (Especial para El Nuevo Día / Ángel Rivera)

En ese sentido Nick Kohli, gerente del programa de operaciones de vuelo de Project Loon, sostuvo que desde que el X se mudó a Puerto Rico el proyecto ha podido avanzar en su investigación y mejorar significativamente en lo que es su propósito de llevar internet de alta velocidad (LTE) a lugares remotos y carentes de infraestructura en todo el mundo. Para ello se valen de globos gigantes, del tamaño de una cancha de tenis aproximadamente, que están equipados con tecnología solar y antenas de transmisión de señal LTE.

Anteriormente el equipo de expertos había hecho lanzamientos en lugares como Nevada y Nueva Zelanda. Sin embargo, las condiciones del clima en la Isla y su cercanía con la línea del Ecuador hicieron que la empresas eligiera a Puerto Rico como base para el desarrollo de su proyecto.

A la fecha, desde la Isla se han lanzado cientos de globos que han ido a parar a lugares como Perú, Sudáfrica, Estados Unidos, Australia y Asia, entre otros.

Explicaron que los globos son monitoreados constantemente y pueden ser visibles desde tierra firme.

Aunque los portavoces no ofrecieron cifras específicas sobre la cantidad de empleados que está involucrada en el proyecto o de la inversión que se ha hecho en el mismo, debido a instrucciones de su empresa matriz, sí indicaron que se trata de números sustanciales.

Información publicada por El Nuevo Día y confirmada por la pasada administración de la Autoridad de los Puertos, había indicado que Project Loon tendría en la Isla una operación con 30 empleados, aproximadamente, entre personal de la empresa que fue relocalizado aquí y empleados subcontratados. 

En esa ocasión se informó que el acuerdo le estaría generando a esta entidad de gobierno un ingreso de $300,000 al año, además a una inyección económica de $1.8 millones que surgiría de las mejoras que estarían realizándole a la propiedad que arrendan bajo un contrato de arrendamiento con opción de ser renovado por cinco años. 


💬Ver 0 comentarios