La máquina entró en la habitación y un médico (semisquare-x3)
La máquina entró en la habitación y un médico, que apareció a través del enlace de vídeo en vivo, ofreció el sombrío pronóstico. (Annalisia Wilharm)

Ninguna persona está preparada para el momento en que un médico le informe que probablemente le quedan pocos días de vida, pero esta situación es aún más dramática si quien te lo dice es nada menos que un robot.

Esto fue lo que le ocurrió a un paciente de 78 años en un hospital de la ciudad de Fremont, California, quien se enteró de que moriría a los pocos días por medio de un robot.

Se trata de Ernest Quintana, quien fue ingresado al servicio de urgencias del centro médico Kaiser Permanente con dificultades para respirar, y dos días después falleció.

Su familia ya sabía que estaba muy grave a causa de una enfermedad pulmonar crónica, sin embargo, se sintieron devastados cuando esa misma noche un robot entró en la habitación y, por medio de una videollamada, un médico le dijo al paciente que probablemente moriría en pocos días.

De acuerdo con información de CNN, la máquina entró en su habitación y un médico, que apareció a través del enlace de vídeo en vivo, ofreció el sombrío pronóstico.


“Creo que deberían haber tenido más dignidad y tratarlo mejor de lo que lo hicieron”, dijo en entrevista a CNN Annalisia Wilharm, nieta de Ernest Quintana, quien se encontraba con él cuando entró el robot.

Annalisia quedó shock por aquella escena en la que el médico hablaba a través de una máquina. "Este tipo le estaba diciendo: 'Así que tenemos los resultados y no queda pulmón. No hay pulmón con el que trabajar'", recordó.

Wilharm le dijo a CNN que su familia sabía que su abuelo moriría pronto. Pero están enojados por la forma en cómo se manejó la situación y cómo se entregaron las noticias. Indicó que ella y su familia esperan que nadie más reciba el mismo trato.

Por su parte, Catherine Quintana, hija del paciente, señaló: "Si vienes a contarnos noticias normales, está bien, pero si vienes a decirnos que no queda pulmón y 'queremos ponerte un goteo de morfina hasta que mueras', debería ser hecho por un ser humano, no por una máquina".

Al respecto Michelle Gaskill-Hames, vicepresidenta superior del centro médico Kaiser Permanente, calificó la situación de muy inusual, y afirmó que los empleados "lamentan no haber cumplido" las expectativas del paciente. Asimismo, ofreció "las más sinceras condolencias".


💬Ver 0 comentarios