Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Las nubes de hielo afectan el presupuesto energético de la Tierra al reflejar o absorber la energía del Sol (NASA).

IceCube, un satélite experimental lanzado en mayo de 2017 de la Estación Espacial Internacional, logró tomar la primera imagen global de pequeñas partículas congeladas dentro de nubes de hielo.

Así lo reveló la agencia espacial de Estados Unidos, la NASA, al detallar que IceCube está probando la capacidad de instrumentos para realizar mediciones espaciales de pequeños cristales congelados que crean enormes lluvias de tormenta.

"Las intensas lluvias se originan de nubes de hielo", dijo Dong L. Wu, investigador principal de IceCube en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

Las nubes de hielo inician como pequeñas partículas en la atmósfera, al absorber la humedad los cristales de agua en estado sólido crecen y se vuelven más pesados, lo que hace que caigan a altitudes más bajas.

Medir el hielo atmosférico a escala global sigue siendo muy incierto dado que los satélites no pueden detectar la cantidad de pequeñas partículas de hielo dentro de las nubes, porque estas partículas son bastante opacas para los sensores infrarrojos y visibles.

Según reveló la NASA, los picos más brillantes representan mayor concentración de nubes de hielo, además son las áreas de fuertes precipitaciones.

Las nubes de hielo afectan el presupuesto energético de la Tierra al reflejar o absorber la energía del Sol, y al afectar las emisiones de calor de la Tierra al espacio. Por ende, las nubes de hielo son variables clave en los modelos meteorológicos, informa la agencia Xinhua.

Cabe señalar que originalmente IceCube era una misión de demostración de tecnología de 30 días, sin embargo, todavía está completamente operativa en órbita terrestre baja casi un año después, midiendo nubes de hielo y proporcionando datos que son "lo suficientemente buenos como para hacer algo de ciencia real", dijo Wu.


💬Ver 0 comentarios