(horizontal-x3)
Cierra Wikipedia por unas horas en protesta para pedir la eliminación de los artículos 11 y 13 de la nueva directiva comunitaria sobre derechos de autor (Twitter @wikimedia_es).

Quienes entren a la versión en español de Wikipedia se encontrarán con una sorpresa: sin importar a qué artículo se quiera acceder, el sitio sólo muestra un único texto, en el que explica que el sitio permanecerá inactivo.

¿El motivo? Pedir la eliminación de los artículos 11 y 13 de la nueva directiva comunitaria sobre derechos de autor, que se votará mañana por la mañana en el Parlamento Europeo.

"En lugar de actualizar las leyes de derechos de autor en Europa y promover la participación de toda la ciudadanía en la sociedad de la información, la directiva amenazaría la libertad en línea e impondría nuevos filtros, barreras y restricciones para acceder a la web.

Si la propuesta se aprobase en su versión actual, acciones como el compartir una noticia en las redes sociales o el acceder a ella a través de un motor de búsqueda se harían más complicadas en Internet; la misma Wikipedia estaría en riesgo", explican desde la versión española de la enciclopedia comunitaria.

El artículo 11 de la directiva que se votará mañana dispone que compartir una cita de un texto, audio o vídeo (sea una línea, un párrafo, un GIF animado, una foto, etcétera) está prohibido por 20 años, salvo que el autor otorgue una licencia paga.

Tal como está escrito el texto de la ley, compartir un enlace a una nota en Facebook o en un foro de discusión es un delito; la multa, además, la deberá pagar el sitio que permita que eso suceda (Facebook, etcétera). Es decir, es un impuesto a poner el link a un sitio en otro.

Es una reedición del Canon AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) que se intentó imponer en España hace unos años, y que requería el pago de un canon por cada link que enlazara de un sitio a otro.

La nueva directiva deja en cada país la decisión de cómo implementarlo, lo que hace todavía más complejo el funcionamiento de sitios con presencia multinacional.

El artículo 13, por su parte, obliga a las compañías que publican contenido a confirmar, antes de hacerlo público, que quien lo publica tiene los derechos para hacerlo. 

El problema es que en la enorme mayoría de los casos (un vídeo casero subido a YouTube, una foto publicada en Twitter o Facebook) eso es virtualmente imposible, porque no hay referencia que tomar para contrastar; esto afecta también a los contenidos satíricos, los covers de música, las reseñas, etcétera.

"El artículo 13 parece provocar tal incertidumbre legal que los servicios online no tendrán otra opción que monitorear, filtrar y bloquear las comunicaciones de los ciudadanos de la UE si quieren tener alguna posibilidad de permanecer en el negocio", alertó en un comunicado la Electronic Frontier Foundation.

Los dos artículos fueron aprobados en junio en la Comisión de Asuntos Jurídicos por apenas unos votos, y ahora deberán ser debatidos en la sesión plenaria del Parlamento Europeo; la Wikipedia española, la italiana y otras han tomado la decisión de cerrar como forma de protesta; varios otros sitios europeos están tomando caminos similares.

Si se aprueba la propuesta pasará al Consejo Europeo (compuesto por todos los presidentes o jefes de Estados de los países miembros de la Unión Europea), que tendrá que decidir si aprueba el texto o si pide enmiendas; varios de los activistas que se han pronunciado en contra proponen alternativas para defender los derechos de autor de los contenidos europeos sin afectar la posibilidad de mostrarlos en otros sitios.


💬Ver 0 comentarios