Presidente de la FIFA le regala camisa a Raúl Castro (horizontal-x3)
Luis Hernández (i), máxima autoridad del fútbol en Cuba, comparte con Infantino. (Suministrada)

La Habana, Cuba - Un poco más tarde de lo esperado, el suizo Gianni Infantino arribó a la emblemática cancha capitalina de La Polar. Acompañado por autoridades del fútbol local pisaba por primera vez el pasto sintético que, gracias al financiamiento de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) que él dirige desde hace poco más de un año, servirá para desarrollar este deporte en Cuba, país donde le hace sombra al béisbol en cuanto a la preferencia entre los jóvenes.

El rostro del abogado suizo, sobre quien descansan las esperanzas de que el organismo logre superar los escándalos de corrupción que no hace mucho le azotaron, era la mejor prueba de satisfacción. Como dijo previamente Luis Hernández, máxima autoridad del fútbol local, Infantino ha cumplido hasta ahora todo lo prometido cuando lanzó su candidatura, y el viaje a Cuba estaba entre esas promesas.

Nada más aterrizar en La Habana comprobó con muchas preguntas sus referencias sobre el fútbol cubano. En el mismo aeropuerto, donde fue recibido por el presidente del Comité Olímpico Cubano, José Ramón Fernández, le entregó a este una camiseta rotulada con el nombre de Raúl, para que fuese entregada al presidente cubano.

“Me dijeron que el presidente Raúl era un fiel seguidor de los deportes, sobre todo del béisbol y del fútbol. Por eso quisimos seleccionarlo en el equipo de la FIFA. Queremos que por lo menos el 51 por ciento de su corazón se vaya al fútbol y el resto para los otros deportes”, confesó a la prensa entre risas, antes de añadir que la camiseta, además del nombre, llevaba estampado el número nueve. “Es el número del goleador del equipo y tenemos que marcar muchos goles en lo adelante. El presidente Raúl Castro ya marcó muchos goles en su vida y queremos que lo siga haciendo con nosotros por el desarrollo del fútbol cubano”, comentó.

A una pregunta del El Nuevo Día, Infantino respondió que después de estas pocas horas en el mayor archipiélago caribeño se lleva “la ilusión de que estamos haciendo lo justo. Estamos invirtiendo y lo seguiremos haciendo en otros proyectos, porque de verdad notamos que existe una pasión que merece todo nuestro apoyo. Estoy convencido que los pasos que hemos dado en esta nueva FIFA de volver al fútbol, algo que quizá se olvidó un poquito en el pasado, es lo justo que tenemos que hacer y queremos que Cuba sea uno de los ejemplos más importantes”.

Más adelanté expresó su satisfacción a ver las condiciones de la cancha sintética, en la que jugaban un grupo de muchachas de la selección femenina cubana.

“Este es uno de los primero ejemplos que podemos exhibir en el mundo y está aquí en Cuba gracias a Luis y su equipo de trabajo. Creo que ejemplos como este y como muchos otros que vamos a desarrollar aquí en el futuro demuestran lo que se puede lograr con el proyecto Forward que estamos impulsando. Hemos multiplicado por cuatro el monto de las inversiones de la FIFA a nivel mundial con los mismo ingresos y eso es muy importante porque va a permitir a todas las federaciones, y entre ellas a la asociación cubana, planificar mucho mejor su trabajo y tener bien claro cuánto podemos hacer juntos en los próximo años”, aseguró.

La máxima autoridad del fútbol mundial aseguró que Cuba “tiene ya dos ventajas enormes. La primera es la pasión por el deporte en general y el fútbol en particular. Somos latinos y en nuestra sangre hay futbol y eso se ve aquí. En segundo lugar, los cubanos tienen un enorme talento para el deporte y lo han demostrado. Lo que vamos a hacer juntos es canalizar y estructurar esa pasión y ese talento con los proyectos que vamos a desarrollar, con el esfuerzo de sus jugadores y dirigentes, con el sueño de que Cuba pueda estar en el Mundial del 2026, pues Concacaf contará seis cupos y medios,  el doble de los equipos de hoy. Vamos a invertir para cumplir ese sueño”.

En otra parte del intercambio con los medios, Infantino tuvo palabras de aliento para el fútbol cubano. “Los resultados no se improvisan, son fruto del trabajo, del trabajo y del trabajo, y esto hay que hacerlo con mucha pasión. Les puedo sugerir que sigan luchando con ambición y nosotros seguiremos ayudando con la estructura. Los cubanos tienen que luchar y trabajar y los resultados van a llegar. Estoy seguro”, sentenció.

Antes de concluir su visita, como parte de un periplo que lo llevó antes por Puerto Rico, República Dominicana y Haití, el presidente de la FIFA reconoció que después de asumir la conducción del organismo, los restos siguen siendo grandes. “Le toca a ustedes decir si ha habido un cambio de imagen. Yo puedo confirmarles que estamos trabajando de una manera profesional, seria y transparente y eso es lo que debemos seguir haciendo. Pero más que esto, cumplimos con lo que decimos y la prioridad que tiene que tener FIFA en estos tiempos es el desarrollo del fútbol e invertir para eso. Lo hemos hecho hasta ahora, aumentamos el número de participantes en el Mundial, y estos pasos seguro que contribuirán al crecimiento de fútbol. Todavía tenemos que trabajar mucho y demostrar que la FIFA no se parece a la de antes. Es lo que esperamos seguir haciendo”.


💬Ver 0 comentarios