Top de la pagina

Opinión

Desafortunado acuerdo de Ética Gubernamental

Editorial de El Nuevo Día

El desdichado acuerdo suscrito por la Oficina de Ética Gubernamental con el alcalde de Maricao, Gilberto Pérez Valentín, rebajando a la mitad la multa que debía imponérsele por su temerario reto a la ley antinepotismo en el servicio público constituye una afrenta que alienta el uso indebido de fondos públicos, en lugar de disuadirlo.

Mayor esfuerzo ante la epidemia de chikungunya

Editorial de El Nuevo Día

El pronóstico de las autoridades sanitarias de que la epidemia de chikungunya en el País podría empeorar de tal manera que, en un año, hubiera 20,000 personas infectadas por semana debe ser tomado muy en serio por todos los ciudadanos.

Objetivo primordialla seguridad vial

Editorial de El Nuevo Día

Firmada ya la ley que endurece las multas por conducir en estado de embriaguez, el próximo paso debe ser orientar y advertir a los ciudadanos sobre los aumentos que dispone la medida, redoblando la vigilancia para que ningún conductor que rebase los límites de alcohol en la sangre pueda manejar impunemente en nuestras carreteras.

Consenso para lograr el escrutinio electrónico

Editorial de El Nuevo Día

La implantación de un sistema de escrutinio electrónico que brinde al electorado la certeza de que los votos emitidos en todo evento se contarán con la pulcritud ordenada por la Constitución y las leyes, tiene que hacerse realidad en un proceso diáfano y a tiempo, para que el moderno mecanismo llegue probado a las citas electorales de 2016 en Puerto Rico.

El mal de la educación no está en la sábana

Editorial de El Nuevo Día

La incapacidad del Departamento de Educación para resolver los problemas de miles de estudiantes de educación especial, tras más de dos semanas de iniciado el curso escolar, tiene raíces profundas que no sólo se atienden con un ultimátum, sino con un cambio radical que haga de la responsabilidad, la planificación y la sensibilidad normas regulares de esa agencia.

Huáscar Robles Carrasquillo

GritarNo es que estemos o no de acuerdo con la doctora -e imagino que el tema se ha discutido hasta saciarse -pero en lo que concordamos es la percepción de barbarie que para mucho

Del árbol caído

Ingrid Vila

“D el árbol caído todos quieren hacer leña” y más en un Departamento de Educación que maneja $3,400 millones, y donde los intereses y el enriquecimiento de personas y empresas han

Bocadillos lingüísticos: Chofo

Aida Vergne/ Lingüista, profesora y consultora independiente.

¿No le suena? Ni a mí, hasta aquella tarde linda en San Juan. Le cuento. Una colega y yo atendíamos una mesa de la Academia puertorriqueña vendiendo libros y divulgando el inc

Yajaira Rodero

ELATres muertos, múltiples heridos y cien millones en donativos. Ignorando las esquelas , y a juzgar por como han engrosado algunas cuentas bancarias, la campaña del “ice bucket ch

Memoria y esperanza

Ángel Darío Carrero

Recordar es volver a pasar nuestra vida por el filtro del corazón. Esa memoria liberada es nuestra esperanza. A veces un gran poema nos estimula a ello. “Everness” de Jorge Luis Bo

Cartas

 

¿No le suena? Ni a mí, hasta aquella tarde linda en San Juan. Le cuento. Una colega y yo atendíamos una mesa de la Academia puertorriqueña vendiendo libros y divulgando el incalculable valor de algunos de ellos, como el Tesoro Lexicográfico del Español de Puerto Rico. Este diccionario contiene “todas” las palabras de nuestro español, recogidas por décadas de muchísimas fuentes. Si no fuera por el Tesoro, esa “palabra olvidada, realenga”, no sería de fácil consulta. Nada, mientras hablaba con loca pasión del Tesoro, reté a un incrédulo: “¿No me cree? Pongámoslo a prueba. Escoja una palabra de sus ancestros que piense que, por sata, no está en ningún diccionario, ni siquiera en el Tesoro”. Sonriendo me dijo: chofo”. ¿Chofo? ¿Y si no está? Sudé mares ante la duda de que chofo brillara por su ausencia en el Tesoro, pero me compuse ultrasónicamente, recogí mi seguridad del suelo y riposté sacando pecho: “Dele, búsquela”. Un silencio ansioso se escuchaba en la mesa mientras las páginas pasaban: chis, chas, chis, chas, hasta que…, en la 203, se asomó, egregia, chofo: baño rápido con alcoholado para bajar la fiebre. ¿El incrédulo? ¡Claro que compró el Tesoro! ¿Yo? Del estrés, tan pronto llegué a casa, me dí un chofo. Mire, hágase del Tesoro. En todas los hogares y en todas las escuelas debe haber uno. Es nuestro Tesoro del español de Puerto Rico.

Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: