Top de la pagina

Opinión

Memoria para el agradecimiento

Editorial de El Nuevo Día

Dar gracias es lanzar una convocatoria por la solidaridad en una sociedad que, aunque estremecida por las desigualdades, el desempleo, la inseguridad, los déficit y otros males, tiene en su gente el potencial de tirar puentes necesarios para rebasar las dificultades a base de entendimiento.

Afrenta al País revivir los barriles de tocino

Editorial de El Nuevo Día

Ni la más fértil imaginación podría haber anticipado el censurable desenlace de los esfuerzos del gobernador Alejandro García Padilla por conseguir los votos que le faltan de los legisladores populares para aumentar el arbitrio sobre el petróleo y sus derivados: revivir los bochornosos barriles de tocino en la sesión legislativa extraordinaria iniciada el lunes.

A erradicar de raíz la violencia contra la mujer

Editorial de El Nuevo Día

La conmemoración hoy del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer nos recuerda que el discrimen y el abuso contra la mujer -que en Puerto Rico ha cobrado 1,604 vidas en 25 años- nos obliga a reforzar mecanismos legales, proyectos preventivos y políticas públicas que ayuden a erradicar en la Isla esta trágica conducta social.

Oídos sordos a las voces en pro de la pena capital

Editorial de El Nuevo Día

Por más abominable y por más que nos aturda y lacere como pueblo civilizado el salvaje asesinato de una familia de Guaynabo en el seno de su propio hogar, la impotencia colectiva que ha provocado ese acto de barbarie no debe propiciar el llamado a un irracional “ajuste de cuentas” que convierta al Estado en verdugo oficial.

Justa y oportuna orden presidencial

Editorial de El Nuevo Día

La acción ejecutiva anunciada el jueves por el presidente Barack Obama para aliviar el drama de millones de inmigrantes indocumentados que enfrentan la posibilidad real de ser deportados, debería mover al Congreso republicano a darle paso, de una vez por todas, a una ley de inmigración atemperada a nuestros tiempos.

Una jaqueca que trae cola

MONO Podría parafrasearse el adagio para que dijera: “Cuando la crisis te pica no hay remedio en la botica”. O eso trata de transmitir el gobernador en torno al aumento del arbitri

1944 vs. 2014

Ángel Collado Schwarz / Historiador

En 1944 regía el destino de Puerto Rico el último gobernador extranjero, Rexford G. Tugwell, quien tenía una visión progresista sobre el país. Tugwell creía en las instituciones,

Noti-donas

Miguel Rodríguez Casellas/ El autor estudió Arquitectura y es escritor

Se requieren grandes dosis de honestidad intelectual para admitir inconsistencias de forma y contenido. Por ejemplo, un medio que conscientemente sensacionaliza el crimen, con titu

La educación superior

Ángel L. Ortiz García/ Catedrático de la UPR

R ecientemente El Nuevo Día publicó un análisis del estado de la educación superior o post-secundaria en Puerto Rico. Tanto el diagnóstico como las proyecciones no son alentadores.

Hoja de ruta para el desarrollo del ELA

Marco A. Rigau/ Exsenador y portavoz del PPD en la Legislatura de San Juan

El Partido Popular ha dicho por años que el “status” es un instrumento para lograr un mejor Puerto Rico. Análogamente, el proceso es sólo el instrumento para conseguir la relación

Cartas

 

¿Cuánto más se supone que deba soportar? Este gobierno no ha hecho más que maltratarme.

Hace dos meses me subió la tarifa de la guagua de la AMA, aumentó la del Tren Urbano, y ahora pretende dejarme sin transporte la próxima semana.

Este gobierno pasará a la historia como el gobierno del maltrato a la clase trabajadora y de menos recursos.

 

El plomo, dicen los científicos, además de ser un peligro para la salud y la seguridad, también “crea” al asesino. Explican que en los fetos y los niños, en pequeñas dosis, interfiere con el desarrollo del cerebro, con las funciones motoras, con el aprendizaje y causa hiperactividad, déficit de atención, etc. Probaron, en 1962, que baja el cociente de inteligencia a niveles increíblemente bajos en la sangre.

Observaron que a mayor contenido de plomo en la sangre de un niño, mayor será el acto de violencia cruel que hará cuando llegue a joven adulto. Explican, que la baja simultánea de la criminalidad en Nueva York, los Ángeles, Nueva Orleáns y otras se debe a la eliminación del plomo en la gasolina, la pintura, etc. porque ya está surgiendo la generación menos contaminada. Todavía hay mucho plomo suelto, en la gasolina para aviones, las plomadas de pescar, los balanceadores para gomas y las municiones. Todos pueden ser prohibidos y sustituidos.

¿Cuánto plomo en los que realizan asesinatos espantosos y sin sentido? ¿Será un síntoma de la baja en las pruebas escolares, los problemas de aprendizaje, la violencia sin sentido entre los jóvenes y no la capacidad de los maestros, la clase social y los valores familiares?

 

Son muchas las familias que se reúnen para celebrar este gran día con gratitud y entusiasmo para dar gracias.

Sin embargo, para muchos ha cambiado la costumbre. Después de cenar. sin apagar el teléfono, salimos corriendo para encontrar un buen lugar en la fila y así participar de un Viernes Negro o Black Friday.

Me pregunto: ¿nos trae felicidad dejarnos arrastrar por el arrollador consumismo?

Creo que no.

 

Estimado señor gobernador Alejandro García Padilla. Con mucho respeto me dirijo a usted para que analice su idea del impuesto al petróleo.

Lo invito a que personalmente busque usted los comentarios en las redes sociales y en los periódicos digitales acerca de este impuesto. La reacción del pueblo es el total repudio a esta medida.

No tengo dudas de que si usted le habla con la verdad al pueblo se pueda entender. Lamentablemente, señor gobernador esto no ha sido de esa manera. Usted es el líder. Busque otras alternativas. Tienen que haberlas. Tan es así que los suyos en la Legislatura no le creen. Imagínese usted al pueblo.

Lo invito a que reflexione y utilice estos días para pensarlo nuevamente. Creo que el País entero se lo agradecerá.

 

Puerto Rico está de luto, lleno de pésame y dolor por la tragedia ocurrida en Guaynabo. Mi mente y mi corazón están con el niñito de 13 años quien lo perdió todo, con su familia y sus seres queridos.

Hace casi 12 años que me fui de Puerto Rico. El propósito inicial de mi viaje era académico, pero me he quedado por otras razones. Yo no necesito mucho para ser feliz. Mis padres me criaron con valores de fe, humildad, y trabajo. Ni los salarios, ni el clima, ni la corrupción, ni el tapón son factores en mi decisión de quedarme por acá. Pero el crimen sí.

Por eso no me sorprende que muchas de las conversaciones sobre lo ocurrido (al menos en mi Facebook) se enfocaran en el éxodo. Para los que viven en los EE.UU. los eventos justifican su decisión de vivir en tierra ajena. Los que viven en Puerto Rico se preguntan si esta es la gota que colmó la copa –si es hora de comprar un pasaje “one way” y brincar el charco. El éxodo es una reacción válida y relevante y sería una hipocresía de mi parte pensar lo contrario -después de todo yo tomé la decisión de irme de Puerto Rico. Pero a veces me pregunto, ¿qué pasaría si no tuviéramos pasaporte americano y la única opción fuera trabajar para un mejor Puerto Rico? Si no existiera la opción de irnos, ¿cómo cambiaría nuestra reacción a sucesos trágicos como los acontecidos hace unos días? ¿Comenzaríamos a indagar más en las causas verdaderas de nuestros problemas políticos y sociales? ¿En la salud mental de nuestros ciudadanos, el clasismo, el materialismo, y la violencia en los medios? Sin la opción de irnos, quizás podríamos encontrar las raíces del mal que acecha nuestra sociedad.

Pero ese no es el caso. Todos podemos irnos, y muchos lo hemos hecho. Pero a pesar de tener esa opción, como país debemos tomar momentos de dolor como oportunidades para conversar sobre temas importantes. Y debemos presionar a los medios a que provean reportajes que ayuden al país, a que vayan mas allá de los detalles morbosos de un crimen y escriban artículos que inspiren reflexión y cambio.

Mientras nuestras conversaciones sobre eventos trágicos acaben en éxodo -en “que bueno que me fui” o “me tengo que ir de aquí’- el cambio me parece difícil, si no imposible. Vamos a pretender por un ratito que se nos perdió el pasaporte y que no nos queda de otra: hay que buscar como devolverle el encanto a nuestra isla.

Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: