Isla en su tinta

lock

Las “ultimarias”

Los cinco candidatos son continuadores del desastre que conocemos y llegarán al poder si en noviembre el pueblo puertorriqueño vuelve a hacerse un retrato abyecto. Ojalá estas primarias se conviertan en las ‘ultimarias’ de nuestra complicidad y nuestro embrutecimiento, dice Eduardo Lalo

lock

Es mucha la necesidad y no estamos ciegos

La realización en un país quebrado y en estado de emergencia de esta primaria demócrata equivale a otra radiografía, similar a los tres chats de este cuatrienio, de una casta bipartita para la que no somos nada, escribe Eduardo Lalo

lock

Bye Bye Estadity

En la práctica, el horizonte político del PNP es una alcaldía. Sus gobernadores no han sido más que alcaldes del municipio con más presupuesto, dice Eduardo Lalo

lock

Entre la ruina y el escombro

En la calle Simón Madera, como en casi cualquier calzada de lo urbanizado en Puerto Rico, perviven bajo un sol cruel las consecuencias de un enjambre de sueños vacuos y dementes: la fantasía de una colonia feliz y próspera, escribe Eduardo Lalo

lock

Nuestra coloniahecatombe

No hay nada como nuestra democracia, porque nada tiene de democrática nuestra toda colonia, la ya atesorada por una centuria coloniahecatombe, escribe Eduardo Lalo

lock

El PNP

Solo hay un hilo conductor en toda esta trama: médicos, la gobernadora, sus funcionarios, los dueños de la compañía de construcción, todos, absolutamente todos, son miembros del Partido Nuevo Progresista, escribe Eduardo Lalo

lock

El futuro llegó

Desde el día de hoy soy un viejo, alguien cuya época no volverá nunca más. Mi cuerpo es antiguo… A partir de este momento soy un aborigen perteneciente a una cultura en vías de extinción, escribe Eduardo Lalo

Las mascarillas no se ponen en los ojos

El coronavirus no es ni la mentira de la estadidad ni la del ELA. Esta pandemia no es un espejismo y el gobierno no puede limitarse a llamar a Washington para ver lo que le permiten o le dan, escribe Eduardo Lalo