Si somos lo que comemos, ¿qué seremos con el cambio climático?