Con acento propio

lock

El Casals digital

En el medio digital se pierde la poderosa energía de la relación entre público y actores o atletas; mas se ganan cercanías que ni la sala ni el estadio pueden ofrecer. Se disuelven distancias, escribe Antonio García Padilla

lock

En defensa del síndrome de Stendhal

Se trata, en el fondo, de un síndrome universal, propio de cualquier ser humano sensible. En estos instantes en cúspide la persona experimenta una sacudida estética repentina, escribe Luce López Baralt

Contrapunto entre mezquindad y grandeza

El conflicto se presenta entonces entre arte y ética, y no entre arte y política, y es allí donde me hallaba dividido entre la admiración por Elia Kazan y el dolor ante la delación de que fue capaz, escribe Sergio Ramírez

lock

El mundo que da miedo

Se acabaron las certezas. Porque llegará un momento en que la pandemia habrá dejado de ser una amenaza constante para la mayoría. Pero habrá quienes deberemos ser más cautos, escribe Sergio Ramírez

lock

Un escritor que crea gobernando

Cuando propuse al presidente Carlos Alvarado este diálogo, algunos asesores le aconsejaron que no se vería bien que, en tiempo de crisis, él apareciera hablando de literatura. Pero pensó que valía la pena, relata Sergio Ramírez

lock

Cuando los imperios colapsan

La escritora Luce López Baralt traza paralelismos entre la situación que vive actualmente Estados Unidos con la caída de imperios de antaño, como los de Babilonia, Roma o Francia.

Una historia de platillos voladores

Así como los miembros de una secta pueden ser convencidos de que viajarán a las galaxias siempre que se suiciden, así mismo, una secta política ha sido convencida en Nicaragua de que la pandemia fatal es solo un ardid político del enemigo, escribe Sergio Ramírez

Los oscuros pasillos de la historia

La mejor enseñanza que nos deja Suetonio es una profunda indagación de los mecanismos del poder, compuesto de vanidades y veleidades, de obsesiones y mentiras, de crimen y locura, escribe Sergio Ramírez

Prohibido quedarse en casa

En Nicaragua, el mecanismo de falsificación de la verdad viene a ser el mismo que fue utilizado a raíz de la represión que dejó centenares de muertos en las calles hace dos años, escribe Sergio Ramírez