El exjugador de fútbol americano fue encontrado muerto en su celda después de ahorcarse con sus sábanas

MIlford, Massachusetts — El exjugador de la NFL, Aaron Hernández se ahorcó esta madrugada con una sábana que amarró desde su ventana en su celda y fue declarado muerto en un hospital, según dijeron autoridades penitenciarias de Massachusetts. Tenía 27 años.

Hernández fue encontrado ahorcado en su celda poco después de las 3:05 de la madrugada, indicó un funcionario del Departamento de Correccionales de Massachusetts. Las autoridades intentaron reanimar al otrora tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra. Su muerte se certificó en el UMass Memorial - HealthAlliance Hospital de Leominster a las 4:07 de la madrugada.

El reo estaba en una celda para una persona, dentro de una unidad de población reclusa general en el Centro Penitenciario Souza Baranowski de Shirley, Massachusetts, según funcionarios de prisiones. 

El exjugador, de padre puertorriqueño, intentó bloquear la puerta de la celda desde dentro, atascando la puerta con varios objetos.

Hernández, que cumplía con cadena perpetua por un asesinato en 2013, fue absuelto el viernes por otros dos homicidios en 2012, que según la fiscalía, cometió tras enojarse porque le derramaron un trago.

Además, fue una estrella en la Universidad de Florida, pero fue seleccionado en la cuarta ronda del draft de la NFL debido a problemas de conducta en la universidad. Como profesional, fue un jugador productivo en tres temporadas con los Patriots, incluyendo su segundo año cuando atrapó 79 pases para 910 yardas y siete touchdowns, y ayudó al equipo a alcanzar el Super Bowl.

Cuando los Patriots regresaron a los playoffs la próxima temporada, Hernández ni siquiera pudo ver los partidos por televisión mientras estaba preso en espera de un juicio por un tiroteo, y ya era sospechoso en otro.

El equipo lo despidió en junio de 2013, poco después de su arresto por el asesinato de Odin Lloyd, un jugador semiprofesional de fútbol americano que salía con la hermana de la prometida de Hernández. Finalmente fue sentenciado a cadena perpetua por ese caso, sin posibilidad de salir en libertad condicional.

El viernes, Hernández fue exonerado de los cargos deasesinato por las muertes de Daniel de Abreu y Safiro Furtado en 2012 en Boston. La fiscalía argumentó que el jugador los mató a tiros después que uno de los hombres derramó un trago sobre Hernández en una discoteca.

Durante el juicio, Hernández fue visto tirando besos ala pequeñahija que tuvo con su prometida Shayanna Jenkins.

Los abogados de Hernández no comentaron de inmediato sobre su muerte. 

Problemas desde sus tiempos como jugador

Desde sus días como jugador del football universitario en la Universidad de Florida, Hernández arrastraba problemas de conducta. De hecho, su valor en el sorteo de novatos sufrió un golpe cuando el Boston Globe reportó que Hernández falló múltiples pruebas de drogas y que había admitido el uso de marihuana en Florida. 

Comoquiera, los Patriots de Nueva Inglaterra lo escogieron en la cuarta ronda (turno 113) del sorteo.

En el 2010, irrumpió como novato en la NFL y rápido evidenció su talento al terminar la temporada con 45 recepciones, 563 yardas y seis touchdowns en 14 juegos disputados como tightend de los Patriots. Incluso, fue nombrado Novato de la Semana en la jornada 15. 

En el 2011 jugó en su primer Super Bowl, e incluso anotó un touchdown, pero los Patriots perdieron contra los Giants por 21-17. 

Su última campaña fue en el 2012, y ese mismo año los Patriots lo habían firmado a una extensión de cinco años -hasta el 2018- valorada en $40 millones, con un bono por firmar de $12.5 millones, el más alto dado a un jugador de su posición hasta ese entonces. 

Los Patriots apostaron a Hernández de cara al futuro, pero su último partido fue el campeonato de la Conferencia Americana en enero del 2013 contra los Ravens de Baltimore.

El vocero de los Patriots indicó que el equipo está al tanto del suceso, pero señaló que probablemente no comentará al respecto.

Los Patriots visitan el miércoles la Casa Blanca tras ganar en febrero el Super Bowl.

El fiscal de Worcester, Joseph Early Jr., dijo que los detectives de su oficina y del Departamento de Correccionales investigan la muerte de Hernández.


💬Ver 0 comentarios