(semisquare-x3)
Desde el 2 de junio, las voces de 26 artistas dialogando en silencio podrán ser escuchadas en esta exposición. (Suministrada)

Una singular exposición de arte estará abierta al público en la sede de la Fundación Cortés, en el Viejo San Juan, donde trece maestros puertorriqueños conversarán a través de sus obras con otros tantos artistas del Caribe y América Latina.

“Encuentros / Desencuentros” –que incluye obras de maestros de la talla de Augusto Marín, Miguel Pou, Olga Albizu, Rafael Tufiño, Carlos Raquel Rivera, Carmen Inés Blondet, Nick Quijano y Luis Hernández Cruz, entre muchos más– busca educar e inspirar con pasión por las artes del Caribe.

Desde el 2 de junio, las voces de 26 artistas dialogando en silencio podrán ser escuchadas en esta exposición que, sin haberse encontrado nunca en persona, se abrazan, se reconocen y se desconocen en el espacio siempre provocador y fraterno de las artes plásticas.

“Como puertorriqueño y como empresario, tengo la responsabilidad de compartir, devolver y añadir a lo que tengo en mi entorno”, asevera don Ignacio Cortés, presidente de Cortés Hermanos & Co. y de la Fundación Casa Cortés.

“Tenemos también una responsabilidad social que, primero con mi padre y ahora conmigo, hemos deseado cumplir a cabalidad. Tenemos la certeza de que a través de la Colección Chocolate Cortés se pueden crear las condiciones, no solo para ayudar a mejorar el entorno en el que nos movemos todos los puertorriqueños, educando y desarrollando la sensibilidad artística de nuestro pueblo, sino también para darnos a conocer fuera y que nos percatemos de que no estamos solos en el Caribe y que somos parte de algo más grande”.

Asimismo, la profesora Adlín Ríos Rigau expresa que “lo hermoso de esta colección es que quien la posee quiere compartir con el público su pasión por el arte del Caribe y de América Latina, como parte de su misión de educar”.

De la mano de “Encuentros / Desencuentros”, la Fundación Casa Cortés da alas también a su amoroso proyecto “Educa Cortés”, con el que su colección se convierte en instrumento para la enseñanza y el abono de la sensibilidad artística, cultural y social de niños, jóvenes y adultos.

“Las obras de la Colección Chocolate Cortés son una excelente herramienta para llevar a cabo actividades educativas en las que se integra el arte con los temas académicos del currículo escolar”, señala Adelisa González, directora ejecutiva de la Fundación Casa Cortés. “Se trata de sembrar una semilla en cada persona que nos visita para que, más allá de apreciar el arte, tenga la oportunidad de mirarse a sí misma y sensibilizarse. Con ‘Encuentros / Desencuentros’ se van a abrir muchas puertas porque los diálogos que propone esta exposición son muy estimulantes y propicios para nuestro programa educativo”.


💬Ver 0 comentarios