Juan Manuel Lebrón es un ejemplo de superación (horizontal-x3)
El artista recordó que antes de que existiera Manny Manuel, ya él había sido llamado rey de corazones en la Escuela Tomás Carrión Maduro en Santurce. (Suministrada)

El rostro del actor y cantante Juan Manuel Lebrón refleja alegría, picardía, bondad, empatía, pero los que lo conocen saben que dentro de él existe  entrega en todo lo que hace, sobre todo por ayudar a los demás.

Por su versatilidad, la creación de tantos personajes que se han quedado en la memoria del pueblo, ha logrado destacarse  como comediante, cantante, compositor, animador,  libretista, productor de radio y televisión y asistente de producción. Siempre le ha dado la cara al trabajo y si no hay se lo inventa.

De sus padres, el carpintero Juan Lebrón Malavé, heredó la gentileza, la disciplina. Mientras que de su madre, Inocencia Román, ama de casa, el sentido musical.

“Papi era fuerte, pero bien bueno, buena paga, bien amigable. Cobraba y lo primero que hacía era pagar lo que debía y luego hacia la compra. Era un buen samaritano, ayudaba a los vecinos a arreglar los techos en su día libre y todo lo que fuera necesario. Eso lo saqué de él: ayudar a los demás y a dar consejos. Siempre nos estaba vigilando. Como a la edad de 14 años me iba a la esquina con mis amigos,  y papi nada  más hacia una señal y yo me iba para la casa, pero una vez me tardé y cuando llegué la puerta estaba cerrada con todo y pestillo” recordó el menor de cuatro hijos; Orlando, Rafael y Madeline. Hoy sólo viven él y Orlando.

“De mami saqué lo de cantante. Siempre tuvo buen oído, mi afinación viene de ella, cantaba fregando y si bajaba el tono se iba en falsete, era bien afinada”, agregó.

Juanma proviene de origen y de corazón humilde. Nació en la barriada llamada “El Fanguito” que estaba en la Parada 23 abajo en Santurce.

“Yo vivía a dos casas, a cuatro pasos antes del Caño. La infancia fue bien chévere. No había lavamanos así que abría la ventana con una latita con agua para lavarme los dientes y de paso hablaba con los vecinos; con el  que no fue a la escuela, de lo que íbamos a hacer,  era una unión bonita”.

Fue en El Fanguito que ya de grande abre su primer negocio, The Big Crown Club, una casa alquilada que pagaba $40 al mes.

“Lo abrí con unos amigos y  construimos  una barrita para presentar pasos de comedia. Entre estos estaba Luisto Uriondo, mi compadre. Nosotros escribíamos los guiones. Yo  era delineante arquitectónico de la Telefónica y  hacíamos concursos del más mafioso que luciera. Una vez llegó uno  con  rifles de embuste y un carro de verdad a lo Eliot Ness. En Navidad hacíamos fiestas y en ese tiempo comencé a imitar a Tito Rodríguez acompañado de la guitarra”.

El primer rey de corazones

Cuenta el artista, que antes de que existiera Manny Manuel ya él había sido llamado rey de corazones en la Escuela Tomás  Carrión Maduro en Santurce.

“Me acuerdo de Missis Ortiz que era la maestra de español. Una vez me nombraron el rey de corazones, pero como yo era pobrecito, el disfraz me lo hicieron de papel crepé blanco. Una muchacha que vivía por mi casa fue la  reina de corazones.  Desfilamos y cantamos bajo el sol en un banco de cemento. Cuando iba caminando todo el mundo se empezó a reír y era que cuando me paré,  como había sudado tanto, la parte de atrás del traje se me había quedado pegada del banco de cemento. Se me veían los Fruit of the Loom y fue un vacilón”.

Compartió que en ese plantel escolar  le daban purgante a los niños una vez al año. “A eso le decíamos la salsosa”.

De ahí  continuó estudios en   la Escuela Matienzo Cintrón y  la Padre Rufo.

“Ahora en Padre Rufo enseñan inglés. Si en mis tiempos hubiera sido así no hablaría este inglés patuá, fuera perfecto”.

Al llegar a la escuela Labra fue donde el bonachón de Juanma tuvo que mostrar de lo que estaba hecho.

“Habían pandillas que les gustaba dar y tuve que darme a respetar porque cuando eras novato te manchaban las camisas blancas con unas pistolitas con tinta”.

Como tantos artistas de varias generaciones Juanma participó en el legendario programa de televisión “Tribuna del arte”  fundado por Rafael Quiñones Vidal.

“Canté acompañado de mi guitarra y él me dio la  pesetita voladora cuando tenía  9 años, pero me dijo, ‘tómese unas clases de guitarra’. Me acuerdo que era un sábado y mi papá me llevó.

Como tantos artistas de su generación, Juanma participó en el programa “Tribuna del arte”, fundado por Rafael Quiñones Vidal. ( Suministrada)

Siempre fue un fajón

Mientras estudiaba, Lebrón limpiaba la oficina de del arquitecto  Luis Cifuentes, quien lo  encaminó a hacerse de un título profesional.

“Él fue el que remozó los edificios de San Juan y un día le pregunté ‘qué hay que hacer para tener ese trabajo’ y el arquitecto me refirió  a dos  escuelas vocacionales, y elegí la  Baldorioty de Castro en San Juan. De ahí me gradué de delineante y volví tiempo después, no a limpiar la oficina sino a dirigir a  los otros delineantes. Tengo un diploma de ingeniero de planta externa”.

Su llegada a la televisión

Juanma entra a la pantalla chica imitando a  José Miguel Agrelot en su personaje de “Don Pulula”.

“Renuncié a la Telefónica para crecer porque siempre hacía chistes y el show  en las fiestas de la compañía y mis  jefes me aconsejaron   que me fuera  a la televisión  y si no me iba bien regresara”.

“En WAPA me entrevisté con Jacobo Morales  y Shorty Castro. Me dijeron que fuera preparado de “Pululita Verdejo”, que era mi personaje, pero  yo ya estaba preparado. Hice el  papel de un miembro de la congregación de don Pulula y don Tommy Muñiz me vio y me contrató.  Luego hice ‘La criada malcriada’, ‘Jaja, jiji, jojó con Agrelot’ y ‘Esto no tiene nombre’ hasta que me fui a una agencia de publicidad JR Marquina y me dieron muchos comerciales que  se pegaron. Ahí aprendí a dirigir alos locutores, hasta dirigí a  Agrelot, una experiencia bien linda para mí, y me hice ejecutivo de cuentas. Dios es grande mira hasta donde he llegado”.

Participó en el Festival OTI 1985

Uno de los momentos más gratificantes  de su carrera fue llegar tan lejos con la salsa “Represento” de Lou Briel.

“Estaba con Paquito Cordero una vez viendo el OTI y le dije ‘qué tú crees de que un salsero  vaya a cantar una salsa en el OTI’. Me miró y se río, y como a los tres meses me llama y me pregunta si quiero  ir a competir al festival  y fue un palo. En Panamá el tema era un himno, lo tocaban en todos lados. En aquel entonces  fui  a hacer una promoción  a ese país y estaba celebrándose el Miss Universe y la  productora me comentó que con ese tema  es que las candidatas estaban aprendiendo a bailar salsa, y que si ella  llega a saber que yo iba a estar allá una semana antes me hubiera contratado para cantar en el certamen. Sin embargo, pude interpretarla en la fiesta de coronación y me retrate con un montón de las muchachas”.

Compartió que en el OTI algunos de los miembros del jurado, entre ellos la cantante española Lola Flores, se habían quejado de que el ganador era Juanma, y no la representante de México.

“Lola aseguró que esa no fue su votación y mandaron a buscar a Paquito Cordero que era mi manejador. Estaba Mario Prévidi director de la revista TeVe Guía y todo los boricuas llorando  porque nos robaron el premio pero al final no pudieron hacer nada”.

El  OTI extendió  su carrera musical hasta  España donde se presentó en centros nocturnos.

Otros programas en los que se destacó fueron “Musicomedia”, “Salsa con chispa” y “En casa de Juanma y Wiwi”, comedia familiar que protagonizó junto a la actriz Awilda Carbia, y que se mantuvo en los primeros lugares de sintonía por 14 años consecutivos. En el 2000 Telemundo produjo una nueva producción “Los Seijo Díaz” en que volvió a protagonizar con Carbia.

EI músico quien en los 80 fue el cantante  del Sexteto Rítmico y de la Orquesta Sensacional, grabando su primer disco de larga duración quiere seguir grabando.

“He escrito más de 60 temas inéditos, cada vez que viene una idea la escribo. La más reciente se la dediqué a  Tito Rodríguez mientras guiaba. Pensé ‘quisiera volver a cantar en la tierra porque la gente lo quiere, eso sería un permiso celestial y así titulé la canción, ‘Permiso celestial’”.


💬Ver 0 comentarios