Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El par compartió anécdotas y vivencias que los unen emocionalmente con Puerto Rico. (horizontal-x3)
El par compartió anécdotas y vivencias que los unen emocionalmente con Puerto Rico. (Juan Luis Martínez Pérez)

Aunque fue pura coincidencia, el que los astros Jennifer López y Marc Anthony interpretaran el éxito “Olvídame y pega la vuelta”, en los recientes Grammy Latinos, a los famosos hermanos Lucía y Joaquín Galán, (Pimpinela) les fue como anillo al dedo para su turné 2017.

Los cantantes argentinos agradecieron a JLo y Marc Anthony por el sonado tema y que al final volvieron a cantar en versión reguetón boricua (con bailarines) versión que se difundió por las redes y que el público de todas las edades corearon.

Al dúo aparecer hoy en el escenario de la Sala de Festivales del Centro de Bellas de Santurce, tras 15 años de ausencia, el público los ovacionó para cantar con el dúo esos dramas del amor que mientras más fuerza le ponían a su interpretación, como en “Hay que estar en mi lugar” y “Nunca más, fuera de mi vida” y “Ese estúpido” con más gozo aplaudía la gente y comentaban entre sí a carcajadas como recordando algún suceso.

Estar otra vez en Puerto Rico después de tantos años, tiene tantos significados para nosotros. No solo con las historias que hemos crecido juntos, con historias reales que han sido parte de nuestras vidas y las suyas, sino otras nuevas que hemos sacado”, saludó Joaquín.

Por su parte Lucía añadió que no todo lo que cantan les ha pasado a ellos.

Estaríamos locos. Nos inspiramos en lo cotidiano, no importa donde vivamos y lo que hagamos”. Entonces entonaron “Vivir sin ti no puedo” y, sobre todo las mujeres, gritaban como adolescentes. Continuaron con “A esa”, “Ahora decide” y “Valiente”.

Contaron la dramática historia de una vecina de ellos que se volvió loca y deambulaba por las calles por un amor, como introducción a “Cuéntale al mundo”, con Lucía vestida con una bata blanca dando vueltas por el escenario.

Cambiaron el tono a uno más tropical y tex-mex en “La telenovela” y “Buena onda”. Asimismo interpretaron “Bastardo” de su nueva producción “Son todos iguales

Lucía rememoró que hace 32 años estando en Puerto Rico les comunicaron que había muerto su padre de un paro cardiaco.

“Nos fuimos a Argentina, el viaje fue interminable. Después del entierro llegamos a casa y nuestra madre nos preguntó ‘que van a hacer, Puerto Rico los espera y sus padre ya no está’. Nos miramos y el 28 de abril cantamos en el Centro de Bellas Artes. En ese momento fueron nuestra familia, los que nos contuvieron, nos ayudaron a hacer el show. A esa historia años después Joaquín le escribió, “El amor nunca se puede olvidar”.

No pudo faltar “Se van” dedicado a sus hijos, número que arranca lágrimas. “La familia” fue otro tema que honra a la cotidianidad de los suyos.

La velada concluyó con la interpretación de “Hay amores que matan”, “Una estúpida más” y “Cuanto te quiero”.


💬Ver 0 comentarios