Çuando actúas de una forma que trae felicidad y éxito para otros, el producto de tu karma es felicidad y éxito.(Shutterstock) (horizontal-x3)
Çuando actúas de una forma que trae felicidad y éxito para otros, el producto de tu karma es felicidad y éxito.(Shutterstock)

La semana pasada cuando me bajé del tren en el aeropuerto de Denver, Colorado, dejé mi nueva cámara en el asiento.  Angustiada, me acerqué a un policía que pasaba y le conté lo sucedido y me sugirió ir a la oficina de artículos extraviados pero lamentablemente me dijeron: “Nadie ha devuelto una cámara hoy”.

¿Qué fue lo último que olvidaste o extraviaste? Tal vez tu billetera, el celular, tu mascota o una joya. Si tenía mucho valor monetario o sentimental, seguramente sentiste rabia, tristeza, desespero o hasta lloraste. 

Así como perdemos objetos, también hemos encontrado algo que no es nuestro, sea un anillo o dinero en efectivo.  En ese momento cada cual actúa diferente. 

Algunos dicen: ¡Gracias Diosito, qué suerte tengo! Otros exclaman: “¡Qué lástima!, pobrecito al que se le perdió esto”, y muchos alegan: “Si no lo agarro yo, otro se lo lleva”.

Mi filosofía con respecto a lo “perdido y encontrado” es: No hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti.  Claro que sería tentador quedarse con una iPad que aparenta no tener dueño, pero créeme ¡le pertenece a alguien!.

La próxima vez que te encuentres un objeto y tengas la tentación de quedártelo, recuerda la angustia que sentiste cuando perdiste algo valioso. Reconoce que si te lo quedas, ahora tú vas a causarle esa angustia a otro.

Cada una de tus acciones genera una reacción que regresa a ti de la misma forma. 

Así dice la “Ley del Karma”: Cuando actúas de una forma que trae felicidad y éxito para otros, el producto de tu karma es felicidad y éxito. Por eso, sé honesto y haz lo correcto.

En Denver comprobé, una vez más, que “cosechas lo que siembras”. A los tres días de perder mi cámara, me llamaron del aeropuerto a reportar que había aparecido. 

Mire al cielo y exclamé: “¡Dios bendiga al que la encontró y al que inventó las oficinas de “artículos perdidos!”.

Para más motivación sigue a María:  https://www.facebook.com/MariaMarinOnline  


💬Ver 0 comentarios