El déficit presupuestario del gobierno del presente año fiscal rondará en unos $1,102 millones, partiendo de los números más recientes provistos hoy durante las vistas de transición.

De acuerdo con Juan Carlos Batlle, presidente del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), al déficit de $333 millones que estimó el gobierno, deben incluirse unos $771 millones de deuda que se ha refinanciado con líneas de crédito en bancos privados y a través del BGF.

Los $771 millones refinanciados son unos $241 millones más que los $530 millones que la administración indicó tendría que refinanciar cuando presentó el presupuesto para el año fiscal en curso, o sea el fiscal 2012-13.

Los cuestionamientos en torno al número real del déficit surgieron cuando el contador público Juan Acosta Reboyras, integrante del comité de transición del gobernador electo Alejandro García Padilla, preguntó por qué razón a los bonistas se le indican déficits distintos a los que se informan a la ciudadanía.

“Los ingresos no son suficientes para pagar los gastos que se presupuestaron. Hay gastos que no puedo dejar de pagar: utilidades, salarios. No se puede dejar de pagar a la gente”, dijo el secretario de Hacienda, Jesús Méndez, al señalar que ante la falta de dinero, el único mecanismo es recurrir al financiamiento.

“No es la situacion ideal, pero es como único yo puedo cumplir”, agregó Méndez.

Por años, el gobierno de Puerto Rico ha tenido por costumbre excluir del déficit presupuestario, el servicio a la deuda que decide refinanciarse. O sea, como los ingresos no son suficientes para pagar los intereses y principal que deben pagarse cada año, el gobierno decide refinanciar la deuda postergando hacia el futuro su saldo eventual.

Empero, cuando Puerto Rico acude al mercado de bonos, en los prospectos incluye el déficit y detalla los refinanciamientos que hará.

Puerto Rico se vio obligado a hacer divulgaciones más detalladas de su práctica de refinanciamento una vez los bonistas identificaron la discrepancia durante la administración del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá.

El año fiscal pasado, el gobierno cerró con un déficit aproximado de $1,449 millones, según ha reseñado ampliamente El Nuevo Día.