Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Sheilla Torres y José Lebrón lanzan el calentador compacto y rediseñado Sunne Heater. (vertical-x1)
Sheilla Torres y José Lebrón lanzan el calentador compacto y rediseñado Sunne Heater. (Suministrada)

Los ingenieros y emprendedores puertorriqueños, Sheilla Torres y José Lebrón, tienen como meta derribar todos los obstáculos posibles para que más personas adopten energía renovable, con productos que tengan sentido y, a la vez, alimenten la economía local.

Este viernes, 19 de agosto, lanzan el primer producto alineado con esa misión, diseñado y manufacturado en Puerto Rico: Sunne Heater. Se trata de un calentador solar de una sola pieza, que ocupa apenas 3x4 pies y se puede instalar hasta en la terraza de un "walk-up" dejando espacio para otros usos, indicó Torres.

"Vacío pesa 120 libras. Son 50 libras menos que los disponibles en el mercado. Esa es una de nuestras ventajas competitivas", agregó sobre el equipo que el propio cliente puede instalar.

"Con Sunne Heater pretendemos proveerle al consumidor una alternativa compacta y de bajo mantenimiento, y una opción que le permita a las personas sufragar los gastos en el hogar ahorrando en su factura de luz", abundó Lebrón, quien estima en 30% el ahorro energético que en un hogar de dos personas, con los precios actuales, puede suponer $800 al año.

A su vez, Lebrón puntualizó en la alta calidad de los materiales y el tanque integrado de acero inoxidable. El equipo, además, se ha sometido a pruebas para asegurarse que tolere las condiciones de humedad, calor extremo, cambios de temperatura y vientos de huracán al que se expone en los techos de Puerto Rico. Su tamaño reducido facilita que en un techo de casa terrera promedio haya espacio para instalar sistemas de placas fotovoltaicas y también el Sunne Heater.

Además, en edificios comerciales o residenciales, se pueden instalar varias unidades en paralelo y, con menor inversión de dinero y espacio, generar un alto volumen de agua caliente, detallaron los inventores.

El producto lo fabrica AKM Manufacturing, en Guaynabo, firma que seleccionaron entre múltiples opciones por estar a la vanguardia en métodos de manufactura. AKM es uno de los suplidores locales de Lufthansa Technik.

“Lógicamente, cuando las personas compran un calentador solar hecho aquí es dinero que se queda en puerto Rico. Es doble impacto para la economía”, contextualizó Lebrón.

Pero aseguró que su empresa quiere ir más allá: “La intención de Sunne es, más allá de la manufactura, ser un taller de diseño de productos nuevos, una opción para la gente de ingeniería que se gradúa y se van de la Isla”.

“Aquí no solamente están los cerebros y los recursos humanos, tenemos la maquinaria y las capacidades”, subrayó Torres sobre lo que validaron durante el proceso de escoger a un fabricante local.

El gran día de Parallel18

Lebrón y Torres, que tras 10 años en Estados Unidos regresaron a la Isla en 2014 para fundar la startup Sunne Cleantech Lab, forman parte de la primera generación de Parallel18. Este viernes aprovecharán el esperado “demo day” de la aceleradora en el hotel Sheraton del Centro de Convenciones para presentar la preventa a precio especial de $1,999 para los primeros 50 clientes.

"Toda la información está en el website sunneheater.com, porque estamos ofreciendo un servicio más transparente", indicó Torres. 

Esto responde a que durante su estudio de mercado, como parte del programa i-Corps que administra Grupo Guayacán y en el que participaron antes de entrar a P18, “entrevistamos a más de 100 dueños de hogares y potenciales clientes. Una de las quejas para no adquirir un calentador solar fue que el proceso de ventas no es transparente y no hay mucha información disponible”, detalló Torres.

Por ejemplo, una familia podía adquirir un equipo y luego enterarse que su vecino lo compró por mucho menos, aunque sea de la misma compañía; acordar cierto precio y enterarse después que la instalación era aparte; o que había otros gastos relacionados que subían el total de la inversión. En cambio Sunne Cleantech procura que los términos y condiciones sean claros y uniformes para sus clientes, aseguraron los fundadores.

Una vez culmine el ciclo de aceleración en P18, la pareja volverá al área oeste, donde residió al retornar a Puerto Rico. Desde allá, continuará desarrollando al menos otros tres productos que tienen encaminados, todos enfocados en facilitar la adopción de energía renovable.

“Y para fines del 2017 tenemos en planes comenzar a penetrar otros mercados”, adelantó Torres, quien reveló que gracias a la red de contactos a la que los expuso P18, tienen inversionistas locales y de San Francisco muy interesados en establecer acuerdos con su compañía.  


💬Ver 0 comentarios