El retorno de Barack Obama a la vida pública es bien visto por muchos demócratas, que todavía están tratando de reponerse de la derrota en las elecciones de noviembre. (horizontal-x3)
El retorno de Barack Obama a la vida pública es bien visto por muchos demócratas, que todavía están tratando de reponerse de la derrota en las elecciones de noviembre. (AP)

WASHINGTON — Después de desaparecer temporalmente del mapa e irse de vacaciones a dos islas, el expresidente Barack Obama está empezando a definir cuál será su papel en la era de Donald Trump.

Obama ha hecho una serie de presentaciones, algunas pagadas y otras no, en las que tomó distancia de muchas de las cosas que está haciendo Trump, aunque sin mencionar al nuevo presidente por su nombre. 

Está aprovechando su influencia en el exterior, ofreciendo su apoyo a algunos candidatos extranjeros que se desviven por su respaldo. Sus colaboradores, en cambio, libran una batalla más frontal con Trump y revelaron el lunes que Obama personalmente le advirtió a su sucesor que no nombrase a Michael Flynn como asesor de seguridad nacional.

El retorno de Obama a la vida pública es bien visto por muchos demócratas, que todavía están tratando de reponerse de la derrota en las elecciones de noviembre. La atención que genera Obama, no obstante, refleja en parte el vacío que hay en la conducción demócrata, algo de lo que el exmandatario está muy consciente.

“Sabe perfectamente que cuando un expresidente habla, consume mucho oxígeno”, expresó Eric Schultz, uno de los principales asesores de Obama. “Quiere asegurarse de que deja espacio para la próxima generación de líderes”.

Por ello, selecciona cuidadosamente sus presentaciones.

Durante su discurso del domingo por la noche en Boston, instó a los legisladores a tener “valor” para resistir las presiones de Trump para que se anule la ley de salud aprobada durante su presidencia, recordando que hubo congresistas que perdieron sus bancas tras haber votado a favor de la ley conocida como “Obamacare”.

En una medida inusual para un expresidente, sobre todo uno que acaba de entregar la presidencia al partido opositor, Obama grabó un vídeo apoyando a Emmanuel Macron, eventual vencedor de las elecciones presidenciales francesas. 

Dio su respaldo a Macron después de que Trump pareciese alinearse con la candidata nacionalista Marine Le Pen al decir que era más fuerte en el terreno del terrorismo y la protección de las fronteras.

Allegados a Obama dicen que todavía está decidiendo cuál será su papel en la política internacional, pero está dispuesto a considerar pedidos de apoyo de candidatos extranjeros. Este mes planea una presentación con la canciller alemana Angela Merkel, que buscará la reelección más adelante este año, en un panel sobre la democracia.

El viaje de Obama a Alemania coincidirá con la primera visita de Trump a Europa como presidente y seguramente generará grandes contrastes.

Se dice que el expresidente no quiere enfrascarse en peleas con Trump sobre cada tuit o cada crítica de la sala de prensa de la Casa Blanca. Pero tiene numerosos allegados dispuestos a hablar por él, como cuando tres exfuncionarios de su gobierno dijeron el lunes que Obama personalmente había dicho a Trump que no nombrase a Flynn como asesor de seguridad nacional.

Flynn, quien está en el centro de la controversia en torno a la relación entre la campaña de Trump y Rusia, fue despedido antes de cumplir un mes en el cargo. 

La revelación de los colaboradores de Obama parece haber sido una respuesta a los intentos de Trump de atribuir parte de los problemas de Flynn a Obama, al decir que el gobierno previo renovó el acceso de Flynn a información confidencial tras ser despedido en el 2014.

Obama y Trump no se hablan desde la ceremonia inaugural, aunque un colaborador de Obama dijo que este conversaría con el presidente si lo llamase. Los dos hablaron con frecuencia durante la transición y Trump se mostró sorprendido por la buena relación entre ambos.

Pero Trump sorprendió a los asesores de Obama en marzo con una serie de tuits en los que acusó a su predecesor de interferir las comunicaciones de la Trump Tower durante la elección, una afirmación explosiva que fue desmentida por el director del FBI James Comey y por otros funcionarios de seguridad nacional.

“No diría que me comporté demasiado bien con él, tampoco”, admitió Trump en una reciente entrevista con The Washington Times.

No todas fueron rosas en el regreso de Obama a la vida pública. Fue muy criticado por los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, dos de los liberales más prominentes del Partido Demócrata, porque planeaba cobrar $400,000 por hablar en septiembre en una conferencia sobre la salud organizada por Cantor Fitzgerald, una firma de Wall Street.


💬Ver 0 comentarios